Toda la bronca de River contra Federico Beligoy

lunes, 18 de octubre de 2010 00:00
lunes, 18 de octubre de 2010 00:00

El defensor de River, Paulo Ferrari, sostuvo ayer que “pasaron cosas determinantes” en el partido ante Godoy Cruz, puntualmente por el gol que le anularon a Rogelio Funes Mori.
“El árbitro (Federico Beligoy) no dijo nada, y el asistente, tampoco...”, expresó el marcador lateral.
Además, indicó que “desde el lugar del referi, era imposible que viera si Funes Mori se llevó la pelota con la mano. Y después se comprobó que no”.
Ya en tiempo de descuento, el juvenil Funes Mori recibió un pase en profundidad, paró el balón con el pecho y remató al gol, pero Beligoy cobró una supuesta mano.
“Es imposible no sacarse cuando pasa algo así. ¿Cómo no se va a sacar (Angel) Cappa? Estamos en una situación difícil y pasaron cosas determinantes”, añadió Ferrari en rueda de prensa.
En ese sentido, expresó que “con Banfield también hubo fallos en contra nuestra. No me gusta criticar a los árbitros pero algunas cosas cansan”.
Por su parte, Funes Mori se mostró calmado pese a haber protagonizado la jugada más polémica del encuentro, disputado en el estadio Mundialista.
“No fue mano, llevé la pelota con el pecho, justo donde está el escudo en la camiseta. Enseguida el linesman corrió hacia el medio para convalidar el gol, pero el árbitro lo anuló”, aseveró el atacante.
Por su parte el volante Erik Lamela confirmó que el árbitro le dijo que se tapara la sangre de la rodilla porque de lo contrario lo iba a expulsar.
“Beligoy me retó porque me dijo que si me veía sangre en la rodilla me echaba. Me decía que me suba la media, pero la tenía rota”, contó Lamela.
“No sé por qué me decía así. No podía taparme la sangre”, agregó el volante ofensivo del equipo que dirige Angel Cappa.
Lamela sufrió una patada de Curbelo, defensor de Godoy Cruz, quien sólo fue amonestado pese a que casi le rompe la rodilla.
En River el malestar con Beligoy pasó por la patada de Curbelo a Lamela –sólo fue amonestado cuando correspondía la expulsión- y por la mano -que no fue- que le sancionó a Funes Mori, cuando el delantero estaba a punto de convertir el tercer gol.

Comentarios