Técnicos que se van, técnicos que llegarían

Boca va por Falcioni, River seguiría con J.J. López, Estudiantes celebra la continuidad de Sabella, Vélez se aferra a Gareca, Tigre analiza la situación de Caruso y Gimnasia se quedaría sin Morant.
martes, 14 de diciembre de 2010 00:00
martes, 14 de diciembre de 2010 00:00

Al desenlace de un campeonato suelen sucederlo la renovación de los planteles y los retoques de proyectos delineados. En este final del Apertura estas cuestiones quedaron para más adelante, porque los clubes están ocupados en tratar de conseguir, retener o cambiar a sus conductores. Si bien suele decirse que son actores secundarios en el juego de la pelota, el protagonismo marcado que ganaron los directores técnicos ya no se discute. El mercado parece haber quedado reducido a un grupo menor de nombres y muchos clubes ponen sus ojos en los mismos DT.
En el centro de la escena aparecen Boca y River. No pudieron sostener los proyectos de Claudio Borghi y Ángel Cappa, respectivamente, y se vieron obligados a recalcular estrategias, elegir estilos y hasta medir si les resiste la billetera para escoger el siguiente técnico. Otros se vieron en medio de la incertidumbre de no saber si podían continuar con sus proyectos. Incluso Estudiantes y Vélez, que hasta anteayer estuvieron peleando por el título, debieron aclarar las situaciones de Alejandro Sabella, en La Plata, y Ricardo Gareca, en Liniers.
Cada caso tiene su historia. En Boca, la elección del DT desató discusiones entre los dirigentes, ya que no todos querían a Julio César Falcioni. Finalmente se impuso la idea del presidente Jorge Amor Ameal, que hoy se reunirá con Sergio Greco, representante de Falcioni, para terminar de cerrar formalmente el acuerdo. Si se resuelven pequeñas diferencias, Falcioni sería presentado antes del fin de semana. Tanto es así que anteanoche, tras la derrota con San Lorenzo (2-1), Falcioni se quedó solo con los futbolistas en el vestuario y les habría dado un discurso de despedida. Además, anoche, en la Plaza de los Campeones, en la estación ferroviaria de Banfield, se celebró el primer aniversario del título del Apertura 2009 y allí estuvo el entrenador con su grupo de colaboradores y el presidente Portell. Falcioni aprovechó para despedirse de los hinchas.
En River, tras la salida de Cappa asumió Juan José López, que se desempeñaba como coordinador de las divisiones inferiores. Y aunque el Negro pactó con el presidente Daniel Passarella que su tarea finalizaría tras el partido de ayer con Lanús, la actualidad deportiva y la imposibilidad de contratar a los candidatos con los que soñó el Káiser dejan a Jota Jota bien perfilado para dirigir en el Clausura.
“No quiero decir nada”, fue la escueta respuesta que ensayó ayer el DT, tras la goleada 4-1 sobre Lanús. Como él mismo se definió, es un soldado de Passarella; por lo tanto respetará cualquier decisión del presidente millonario. Ayer, los jugadores manifestaron su deseo de que continúe J.J. De todas maneras, el Káiser se esperanzó con apellidos de renombre como Alejandro Sabella y Marcelo Bielsa. Ahora, quien habría tomado impulso, aunque sin la trayectoria y los pergaminos del DT de Estudiantes y del seleccionador de Chile, es Omar Asad, que dejaría Godoy Cruz. Aunque en este contexto incierto, López, que enderezó el rumbo del equipo -lo sacó de la Promoción-, avanza en su sueño de dirigir la primera de forma estable.
Y en medio de un escenario en el que River quería tentar a Sabella, Estudiantes se preocupó para que su DT continúe hasta junio de 2011. “Queremos que se quede y él lo sabe”, dijo Verón, y la Gata Fernández agregó: “Vamos a presionar para que se quede”. Ayer, en La Plata festejaban porque el técnico aseguró que cumplirá con su contrato.
Para Vélez se abre otro interrogante, porque Gareca dijo que descree de los proyectos largos y la posible salida de Asad de Godoy Cruz potencia la incertidumbre. Si bien los dirigentes quieren la continuidad del Tigre, es el propio DT, que termina su contrato el 31 de este mes, el que resolverá su futuro.
Pero hay más, porque Caruso Lombardi habría dirigido anoche su último partido en Tigre, aunque mañana habrá una reunión entre las partes -incluido el influyente Sergio Massa- para tomar una decisión definitiva. Por otro lado, Pablo Morant no tendría ganas de continuar en la primera de Gimnasia y preferiría volver a las inferiores y Miguel Brindisi está dispuesto a seguir en la empinada ruta de Huracán. Hasta Ramón Díaz tembló en su cargo y sólo ayer confirmó su continuidad en San Lorenzo.
Demasiado convulsionado está el mundo de los pizarrones. Tanto que en 2010 apenas cuatro DT -lo de Gareca aún es incierto- lograrían conservar su puesto: Roberto Sensini, en Newell’s; Omar De Felippe, en Olimpo; José Romero, en All Boys, y Sabella, en Estudiantes.

Comentarios

Otras Noticias