Seleccionado

Una victoria que deja poco y nada

El equipo de Batista jugó bien por momentos y fue claramente superior.
miércoles, 11 de agosto de 2010 00:00
miércoles, 11 de agosto de 2010 00:00

Argentina, con el debut de Batista como técnico del equipo, venció 1 a 0 a Irlanda en Dublín, con un gol de Ángel Di María, a los 19 minutos del primer tiempo. La Selección fue muy superior en el primer tiempo y después reguló el trámite del partido.
El balance del inicio del ciclo como técnico interino de Sergio Batista es positivo, por lo realizado en el primer tiempo, con una tarea aceptable, con intenciones de jugar con la pelota al ras del piso, por momentos se logró. En la etapa final, con muchos cambios y ya sin Messi, lo mejor de Argentina, el equipo se desdibujó, pero su victoria nunca estuvo en riesgo.
En el mismo inicio del partido se pudo ver la actitud que pretende Sergio Batista para el seleccionado argentino, que es la del toque, y a partir de ese dominio del balón llegar al arco contrario.
Batista paró una línea de cuatro más Mascherano, que terminó siendo, en realidad, una línea de cinco. Delante de ellos se ubicaron Banega y Gago y más arriba Messi, Higuaín y Di María. En ese esquema, Messi partiendo desde la derecha se transformó en el conductor del equipo y desde el arranque el dominio del seleccionado argentino fue total, al menos en la primera etapa.
A los siete minutos Messi, encarando de derecha para el medio generó la primera situación de gol del seleccionado argentino, pero falló cuando pisando el área le picó por arriba la pelota al arquero irlandés, que estaba adelantado.

Llega el gol
A partir de ese momento, si bien el dominio no fue abrumador, el seleccionado argentino comenzó a estar cerca del gol, que llegó luego de un largo pelotazo de Sergio Romero para Higuaín, quien rozó la pelota para habilitar a Di María, quien en posición adelantada y con un remate de emboquillada estableció el 1 a 0 parcial.
Con la ventaja el equipo de Batista comenzó a jugar más tranquilo, manejando la pelota aunque sin lograr ser profundo.
En el segundo tiempo la historia fue diferente. Batista hizo muchos cambios desde el inicio; entraron Diego Milito y Pablo Zabaleta, luego salió Messi para que ingrese Ezequiel Lavezzi y ya el seleccionado argentino no tuvo el mismo rendimiento.
Tanto se quedaron el seleccionado argentino y el partido, que los de celeste y blanco recién tuvieron un remate franco al arco a los 30 minutos del segundo tiempo.El final del partido llegó como se esperaba, con Irlanda chocando con su impotencia, generando una situación clara de gol en el último minuto, y con el seleccionado argentino esperando que el árbitro lo concluya, para celebrar una nueva victoria en amistosos en tierras europeas.

Comentarios