Lucas Carrizo - Voley

“Tengo muchas ganas de ser profesional”

El joven catamarqueño de 19 años mantuvo un mano a mano con El Esquiú.com.
domingo, 15 de agosto de 2010 · 00:00

“Hace un tiempo pensaba que se estaba acabando mi carrera en el voley.
Y de la nada comenzaron a surgir nuevas oportunidades, como ésta del beach”.
Con esa frase, el catamarqueño de 19 años convocado para el sudamericano de Beach Voley (sería en agosto, pero con fecha a confirmar) abrió la nota con El Esquiú.com.
Lucas Carrizo, nacido en el año 91, hoy tiene un prometedor presente y sueña con llegar a ser profesional.
“No me la esperaba, fui al nacional a entrenar dos semanas. Tuvimos una labor bastante buena, y la suerte de que me viera el presidente de la FEVA”, contó Lucas, agregando después, con una alegría enorme, como si el teléfono estubiese sonado de nuevo: “el presidente me llamó para jugar el sudamericano de beach sub 21”. Sin dudas los objetivos para Carrizo son claros: el sudamericano como prioridad, el circuito nacional de beach y defender los colores de Catamarca con la Mutual.

Su actualidad

“Estoy jugando el circuito nacional de beah, este es el primer año que se hace en invierno. Perdimos con Mar del Plata y tenemos que entrenar fuerte para la próxima etapa, que es en Santa Fe”.
El beach volley pareció haber cambiado la vida de Lucas:.“Cuando estuve en Chile, terminé de jugar y empecé a tener ofertas. Me llamó el entrenador de Jujuy para jugar en la Liga Argentina A 2, y de Entre Ríos para jugar la A 1. Este año la verdad me apareció el beach de la nada. Me llaman los clubes de afuera y eso es una alegría tremenda”.

A pulmón

Practicar deporte en la provincia es muy complicado, y eso no es ninguna primicia. Hasta aquí Carrizo ha podido contar con la ayuda de la Federación, a través de Miguel de La Orden, y de la Secretaría de Deportes.
“Es prácticamente todo a pulmón. Pero yo tengo ganas de ser profesional”, afirma Lucas, que nació en el ‘91.
“El beach es un buen camino, es más sencillo, más simple. Si te vas a competir tenés que sacar pasajes para dos personas, y no para 12”.

18 velas y chau...

Una de las lamentables realidades de la provincia es la poca competencia que hay para los jóvenes que siguen con pasión el mundo del volley.
“Todo es muy drástico, es una tristeza inmensa. En el volley catamarqueño cumplís 19 años y se termina todo; no jugás un nacional, ni una liga regional”, explica Lucas, que casi es una víctima más de las falencias que muestra el sistema. “Por suerte yo pude salir y mostrarme, me conocen de muchos lugares.
“Pero es todo a pulmón. Rafa Garzón me consiguió una prueba en los clubes. Él abrió muchas puertas con el beach”.
Lucas Carrizo la está peleando. Con las armas que tiene y con muchas ganas, voluntad, y por sobre todas las cosas, con el apoyo inestimable (siempre fundamental en todos los ámbitos de la vida) de los que están en todo momento cerca de él, como persona y como deportista.

Comentarios

Otras Noticias