El enojo de Bracamonte

lunes, 16 de agosto de 2010 00:00
lunes, 16 de agosto de 2010 00:00

El entrenador de Defensores de Esquiú sigue con algunos dolores de cabeza.
Por los intensos trabajos físicos realizados la semana anterior, el ‘profe’ Zárate había considerado que era bueno que los jugadores descansen el día viernes, antes de jugar ante Villa Dolores.
Mucha fue la sorpresa del DT cuando llegó a sus oídos que dos de los jugadores citados para el sábado, habían estado jugando “un picadito” el día viernes, que el preparador físico había designado para el “descanso de los jugadores”.
Hoy Defensores se encuentra en una posición muy delicada, a sólo un punto de la zona de descenso directo.

Comentarios