Boca-San Lorenzo

El clásico motiva a los Xeneizes

Ayer los dos equipos entrenaron bajo una intensa lluvia. Borghi repetiría los mismos 11 que le ganaron a Vélez. Ramón Díaz todavía no tiene el equipo.
martes, 31 de agosto de 2010 · 00:00

El plantel de Claudio Borghi se prepara de cara al difícil compromiso del sábado ante San Lorenzo. Tras la importante victoria del domingo pasado, el grupo se entrenó el lunes por la tarde y ayer en doble turno. Los futbolistas arrancaron la jornada dentro del gimnasio del complejo, en donde trabajaron desde la parte física.
A la tarde llegó el momento de pasar a la cancha principal del Complejo Pedro Pompilio para realizar fútbol en espacios reducidos.
Borghi dispuso dos equipos de diez integrantes cada uno. De un lado aparecieron Scapparoni, Cellay, Sauro, Achucarro, Araujo, González, Rossi, Marín, Gaona Lugo y Mouche. Enfrente actuaron D´Angelo, Insaurralde, Monzón, Caruzzo, Marcelo Peña (del cuerpo técnico), Escudero, Chávez, Erbes, Calvo, Mazzola. Fabián Monzón retornó a Boca Juniors y ya se encuentra bajo el mando del cuerpo técnico.
Matías Giménez estuvo trabajando diferenciado a un costado de sus compañeros, trotando alrededor de la cancha. En el partido ante Vélez sufrió la fractura de su dedo anular de la mano derecha. Martín Palermo y Sebastián Battaglia estuvieron presentes en el velatorio de Francisco Varallo y trabajaron en el gimnasio. Por su parte, Cristian Lucchetti sufre una contractura en el recto anterior izquierdo y no estuvo con el grupo. Lucas Viatri contó con permiso del club para ausentarse por trámites personales.

San Lorenzo

San Lorenzo cumplió y también entrenó ayer bajo una intensa lluvia. Los grupos de trabajo que dispuso Ramón Díaz se dividieron entre quienes jugaron más de 45 minutos el último sábado, que realizaron trabajos físicos y con pelota en el estadio, y los restantes, que practicaron fútbol reducido.
Balsas, desde su accidente en la primera práctica semanal, en el que un mal movimiento al saltar un cajón le produjo un corte considerable en la tibia izquierda, no deja de afirmar que “contra Boca juego hasta en silla de ruedas. Es un clásico y quiero estar, pero ahora sólo pienso en recuperarme”.
La decisión será del técnico quien, por otra parte, esperará a conocer la evolución de la lesión de Placente (un esguince de la rodilla izquierda) para disponer su inclusión o no en el equipo que enfrentará el sábado a Boca Juniors.

Comentarios

Otras Noticias