Mundial de Basquet

Argentina se mide ante Serbia

Hoy se define el primer lugar del Grupo.
miércoles, 01 de septiembre de 2010 00:00
miércoles, 01 de septiembre de 2010 00:00

Argentina continúa invicta en el Mundial de Básquet, tras vencer ayer 88-79 a la colista Jordania, que vendió cara su derrota en un partido en que la albiceleste volvió a verse aquejada de falta de efectividad en los tiros exteriores, tuvo problemas con el rebote y dependió excesivamente de Luis Scola y Carlos Delfino.
Aprovechando la envergadura del ‘Gordo’ Roman y de Scola frente a los flacos jordanos, a los tres minutos y medio, Argentina había conseguido un parcial de 15-4 y parecía que el partido iba a ser un paseo campestre. Argentina es la número uno del mundo en el ránking FIBA y Jordania, la 38ª, y así debería haber sido.
El equipo titular de argentina -excepto Oberto, aún aquejado de gastroenteritis- encestaba como quería y robaba balones a los jordanos con la facilidad de quien le quita un caramelo a un niño.
Lo máximo que se acercaron los jordanos fue a 8 puntos (24-16) cuando faltaban 2m40s para la primera pausa, pero al final de cuarto la albiceleste consiguió incluso aumentar la ventaja (35-19) gracias a que Scola (15 puntos en los primeros diez minutos) y Delfino (12 puntos) se sentían libres para hacer su juego.
En el segundo cuarto, ya con una diferencia consolidada, el seleccionador Sergio Hernández comenzó las rotaciones. Hizo cambio de bases -Cequeira por Prigioni-, pero no se atrevía aún a sacar de la cancha a las dos estrellas: Scola y Delfino.
Pero después hubo un par de minutos de desconcentración en defensa y de errores en los tiros exteriores, y el equipo árabe aprovechó para morder, gracias a unos buenos Zaid Abbas (12 puntos y 6 rebotes en los primeros dos cuartos) y Rasheim Wright (10 puntos), logrando reducir la ventaja argentina a doce tantos (49-37).
La reanudación comenzó mal para los argentinos con un parcial de 0-9 gracias a tres triples jordanos (49-46).
Jordania estaba crecida y ganaba todos los rebotes a los argentinos. Gracias a una anotación, más tiro adicional del base Wright y un robo de balón de él mismo que luego anotó Abbas, la diferencia se puso en sólo cuatro puntos (71-67) al faltar seis minutos para el final.
Los argentinos no consiguieron abrir un hueco suficiente y los minutos restantes fueron un agónico sprint hacia la meta en el que corrieron siempre perseguidos de cerca por los jordanos (88-79).

Comentarios

Otras Noticias