Copa América 2011: el gran desafío

El torneo continental de mayor prestigio, tendrá en territorio argentino su edición más competitiva de la historia.
lunes, 31 de enero de 2011 00:00
lunes, 31 de enero de 2011 00:00

La selección anfitriona y Brasil partirán como las candidatas de siempre.

Uruguay, en tanto, recuperó su mística para soñar. Chile y Paraguay ya confirmaron que tienen con que ilusionarse. Ecuador, Perú, Colombia, Venezuela y Bolivia confían en dar la sorpresa

El nuevo año comenzó con un horizonte bien claro para las selecciones sudamericanas, sin dudas, esté será el primer gran escollo que deberán atravesar los diferentes seleccionadores en su camino al Mundial de Brasil 2014. Entre las diez integrantes del continente, más la invitada México, siete comenzarán a transitar ese camino con nuevo cuerpo técnico, sueños renovados, y ánimos de revancha.

Tan solo tres países han mantenido a un mismo entrenador: Uruguay, Paraguay y Venezuela. La continuidad del exitoso ciclo de Oscar Tabárez al frente de la Celeste, deposita gran confianza en los Charrúas para volver a alzarse con una Copa América. Al igual que la extensión del vínculo de Gerardo Martino al frente de la Albirroja, que seduce a los guaraníes con la hazaña. Venezuela, con la renovada confianza en Cesar Farías, busca confirmar su crecimiento internacional alcanzado en las últimas eliminatorias

Chile, en cambio, sigue a la expectativa por saber si Marcelo Bielsa estará conduciendo a la Roja en el evento más importante del 2011. Sus chances se incrementan día a día y encienden la ilusión de los aficionados que buscan rememorar nuevos festejos como en el histórico Mundial de Sudáfrica. El óptimo nivel de sus futbolistas acompaña aún más esa esperanza. Entre ellos: Humberto Suazo continúa siendo el rey de México; Alexis Sánchez la rompe en Italia; y Arturo Vidal se destaca cada jornada en el fútbol alemán.

Argentina será la gran anfitriona y estará obligada a conquistar la preciada copa en su tierra, ya que la última victoria data de Ecuador 1993. Sergio Batista, que reemplazó a Diego Maradona en el banco, tendrá la enorme presión sobre sus espaldas y ante el propio público local. La primera noticia que recibió en el año no fue la más alentadora, ya que Gonzalo Higuaín, máximo goleador en la Copa del Mundo, se perdería por lesión la gran cita.

Brasil, sin presiones por sus últimas dos consagraciones en forma consecutiva, intentará confirmar el buen trabajo en el recambio generacional que viene implementando el entrenador Mano Menezes para amargar la fiesta de los albicelestes. Neymar, gran figura en la selección sub 20, el regreso de Ronaldinho y los nuevos nombres, serán las cartas determinantes para obtener un nuevo título.

Entre los seleccionados que intentarán recuperar el prestigio perdido, se encuentran Perú y Colombia. Los conducidos por el uruguayo Sergio Markarian, apuestan todas sus fichas a realizar un buen certamen para fortalecer un proyecto serio de trabajo a largo plazo. Asimismo, los de Hernán “Bolillo” Gómez, campeones en 2001, creen que es la hora de volver a soñar con el aporte de jóvenes promesas como James Rodríguez, y hombres consolidados como Radamel Falcao Garcia o Giovanni Moreno.

Ecuador, bajo el mando de Reinaldo Rueda, apuesta a la recuperación de su futbolista estrella del Manchester United, Antonio Valencia. Y se ilusiona por el gran rendimiento del delantero Christian Benítez en la última liga mexicana. Por otra parte, Bolivia llega en silencio y como el equipo más pobre por los últimos resultados obtenidos, aunque con la confianza intacta de dar vuelta una de sus peores páginas de la historia.

Entre los invitados, México, contará con la presencia como directo técnico de José Manuel De la Torre, quien probará a muchos juveniles para dar paso en la renovada selección tricolor. Y Japón, el mejor equipo asiático en la última Copa del Mundo, dará mayor jerarquía al torneo por su grato crecimiento futbolístico en la última década.

Comentarios

Otras Noticias