Villa Cubas

La Tómbola del “León” para clasificar

miércoles, 10 de abril de 2013 00:00
miércoles, 10 de abril de 2013 00:00

Clasificar para el Sportivo Villa Cubas va a ser más que una lotería; tendrá que sortear en primer lugar su propia suerte.
El elenco que dirige Juan Ángel Bernuncio no tendrá dos jugadores fundamentales, pero la buena es que retornan tres; el dos en la quiniela es “niño”, teniendo en cuenta lo vivido con los árbitros, en ese sentido que no “lo lleven de la mano como a un niño”, como dice el viejo refrán.
Mientras que el tres le guiña un ojo al “León”, el libro de los sueños dice que pertenece a San Cono, que bendice el juego, entonces se puede pensar que el patrono del azar estaría del lado de Don Ángel.
Sorteado ese ítem, llega el juego. Villa Cubas debe superar a Trinidad en su campo y esperar que Unión Villa Krausse no gane ante Policial en el Bicentenario. Nuevamente aparece la fortuna en el camino del albirrojo, que ha sumado 35 puntos. De llegar a los 38 y que se le dé el resultado de Unión, habría alcanzado la clasificación.
Pajarito aparece con el 35, si lo miramos con buenos ojos, invita a volar para posar sus alas en lo más alto, en este caso la clasificación. En tanto que el 38 es el aceite, que unge a los elegidos cuando son coronados o bendecidos; por lo tanto de llegar a esa cifra, Villa Cubas podrá decir que fue bendecido.
Si empata en puntos ante Unión, Villa clasifica porque tendría mejor diferencia de gol, además de estar mano a mano en el sistema olímpico con una victoria para cada uno. En ese escenario, Villa Cubas entraría como cuarto y Unión pelearía por ser un mejor quinto.
Lo que no debe aparecer en Villa Cubas es el empate o la derrota, que automáticamente lo dejarían fuera de la conversación por una clasificación directa y tendría que ver los resultados de los demás equipos en su zona, esperando que la ruleta le dé su número y además los resultados de las otras zonas para saber si su suerte lo sigue favoreciendo.
En consecuencia, Villa Cubas no depende del azar, depende de sus capacidades, pero para los amantes del juego ganar con el 38 no es lo mismo que perder como un pajarito.

Comentarios