Confraternidad Velezana entre bonaerenses y catamarqueños

miércoles, 17 de abril de 2013 00:00
miércoles, 17 de abril de 2013 00:00

La Copa Argentina, también llamado “el torneo más federal del país”, tiene la virtud de acortar las distancias y quitar las barreras entre los más grandes y los más pequeños clubes del fútbol nacional. También de acercar a las comunidades -muchas veces alejadas- del gran espectáculo deportivo, como puede ser la nuestra, al gran fenómeno del deporte que mueve multitudes, hasta para ofrecerlas como escenarios de sus más cruciales definiciones.
O como ocurrió hoy en Catamarca, para ratificar la amistad y confraternidad institucional, entre dos clubes asimilados por identidad, por los colores y la historia: los Vélez Sarsfield del porteño barrio de Liniers y el de nuestro sur capitalino.
La “V” azulada de las enormes conquistas nacionales e internacionales y ésta de la Liga Catamarqueña, de las añoradas epopeyas en los tiempos de “la Maquinita”, cuando la mayoría de los títulos del fútbol local enfilaban para las vitrinas de Sarmiento y Güemes.
Recreando una vieja relación, cimentada en los años ’60 por un “prócer” velezano como fue don José Amalfitani, el más recordado de los expresidentes de la entidad porteña, ayer se reunieron autoridades del Vélez de Buenos Aires, que llegó para disputar su compromiso ante Olimpo, precisamente, por la Copa Argentina, y del Vélez de Catamarca.
En la oportunidad el presidente del Vélez local, Edgardo Macedo, entregó una placa recordatoria de esta nueva visita, y un cuadro conteniendo copias de una carta firmada de puño y letra por “Don Pepe” Amalfitani, del 22 de diciembre de 1965, dirigida al club de nuestro medio; una foto de cuando Vélez, con su equipo de primera división estuvo en Catamarca en 1963; y otra reproducción de cuando el propio extitular velezano visitó la sede de la entidad local en 1965.
Momentos históricos, por los que algunos de los presentes en el emotivo encuentro -entre otros, el “Gallego” Frías y el “Chirola” Dumitru- recordaron el paso de destacadas figuras como el arquero Miguel Marín, los defensores Dalmao y Luis María Atela; mediocampistas como Zielinski, el fabuloso Daniel Willington y el catamarqueño “Taco” Gaetán; y delanteros de la talla de Omar Webhe y Juan Carlos Carone.
Del saludo de ayer entre las “fraternidades” velezanas participó también el exjugador, técnico y actual comentarista Sixto Pedrozo, quien llegó al Vélez catamarqueño cedido a préstamo por el Vélez porteño, junto con el arquero Peratta, padre del actual portero de Newell’s Old Boys. Con el tiempo, Pedrozo se aquerenció y eligió a Catamarca como su lugar en el mundo.
Anécdotas, cosas de la vida y del fútbol que unen a ambos clubes y que los dirigentes locales trasmitieron al vicepresidente 1ro del Vélez visitante, Francisco Baldomar, quien instante antes había arribado de Buenos Aires para asistir al partido de esta noche, junto al manager Christian Bassedas y el vice 3ro, Rodolfo Polín.
Con Macedo se encontraban David Dahbar, actual vocal 1ro y presidente de nuestro Vélez durante dos períodos (compartió las visitas de Amalfitani a Catamarca); el presidente de la Subcomisión de Fútbol, Gonzalo Martín; el delegado ante la Liga Catamarqueña, Roberto Ortiz, y los dirigentes Luis Murúa y Mariano Buenader, entre otros allegados.
Los directivos porteños se llevaron también un banderín del Vélez de Catamarca y canastas con artículos regionales como obsequios para los jugadores, cuerpo técnico y el resto de la delegación velezana que pasó por nuestra provincia.

Comentarios