Argentina le ganó a Francia en el dobles y sueña con la semifinal

Zeballos y Nalbandián vencieron al equipo francés.
sábado, 06 de abril de 2013 00:00
sábado, 06 de abril de 2013 00:00

Horacio Zeballos y David Nalbandian jugaron un dobles histórico y dieron vuelta la serie de cuartos ante Francia. Fue 3-6, 7-6 (3), 7-5 y 6-3 ante Llodra y Benneteau, con un estadio enloquecido. El domingo puede cerrarlo Pico, o Berlocq.

Se sabía antes de la serie que el del dobles era uno de los puntos más fuertes de Francia. Michael Llodra y Julien Benneteau conforman una dupla estable y muy firme, aunque David Nalbandian y Horacio Zeballos tuvieran argumentos tenísticos para sostener la esperanza local. Los argentinos se refugiaron ante ese panorama adverso en su corazón y su tenis. Se llevaron un triunfo enorme por 3-6, 7-6 (7-3), 7-5 y 6-3 para sumar un punto clave. Y ahora la gran hazaña de llegar a semis está mucho más cerca.

Dos dobles faltas de Zeballos en el primer game de saque de Argentina mostraron la tensión del marplatense en el comienzo del partido. Pero los locales lograron mantener el servicio y después tuvieron dos break points en el juego siguiente con el saque de Benneteau. En un comienzo en el que marcó fuerte presencia el viento que enredaba todo, sumado a una buena carga de emoción que bajaba de las tribunas -con la gente más comprometida que en los partidos del viernes-, los problemas con el saque fueron un denominador común para los dos equipos.

Aún en ese contexto bastante caótico por los rumbos raros que tomaba la pelota por el viento, los franceses mostraban algo más de manejo de la situación. Dispusieron de chances de quiebre en los cuatro games de saque de Argentina en el set y finalmente encontraron la diferencia con el servicio de Nalbandian, cuando Benneteau definió con una volea en la red. Y después cerraron con el saque de Llodra, mientras empezaban a caer algunas gotas y la amenaza de la lluvia se hacía más fuerte.

Los dos equipos encontraron algo más de estabilidad con el saque en el segundo set, ya sin tanto peso del viento en el desarrollo. Nalbandian levantó un poco su nivel. Pero fue más notorio lo de Zeballos, doblista de oficio, con buen criterio siempre para poner la pelota en el lugar de la cancha que más molesta al rival. En ese trámite cerrado, el desenlace llegó en el tie-break. Y a los argentinos no les tembló el pulso en esa instancia. Asomaba el sol, finalmente, en el estadio Mary Terán de Weiss cuando llegó el 7-3. Y el cielo también se despejaba para Argentina.

Pero los problemas reaparecieron pronto. Los franceses apretaron las tuercas con el saque de Zeballos y consiguieron el quiebre -el primero al marplatense en el partido- cuando un cruce de Nalbandian en la red salió mal y la volea se fue demasiado larga. Era un golpe duro, teniendo en cuenta que los argentinos no habían logrado un solo break en todo el partido. Algo de la famosa magia de la Copa Davis apareció en el estadio cuando Benneteau sacó para cerrar el set. Ahí llegó el esperado quiebre y el estadio empezó a vibrar, casi literalmente, cuando entre saltos se cantaba que "El que no salta/ es un francés". Los visitantes bajaron mucho su nivel y ya con el saque de Llodra parecieron desconocidos. Cinco games al hilo quedaron para Argentina, que con el servicio de Zeballos llegó al 7-5. Todo era tan complicado como podía adivinarse antes del partido. Pero el sueño estaba más vivo que nunca.

Si algo faltaba para consolidar el vuelco anímico del partido era un nuevo quiebre. Fue en el quinto game, con un Zeballos sublime que se bancó todo en la red y en el último punto definió con un smash cruzado. Esa victoria que antes del partido parecía tan difícil estaba muy cerca de ocurrir. Del otro lado, los franceses habían perdido totalmente la brújula, como desalentados por una historia tan afuera de lo previsto. Y en el primer match point, una devolución de derecha paralela de Nalbandian encontró el espacio vacío que había dejado Llodra. Este domingo, Mónaco tendrá la chance de cerrar la serie ante Tsonga. Parece difícil, pero este equipo ha demostrado otra vez que nada para ellos es imposible.

Fuente: Clarín

Comentarios

Otras Noticias