A. Policial

“No hay que darle manos a nadie”, dijo Silvestre Sacallán

Policial cumplirá un complicado papel de juez en la última fecha. Si pierde, deja sin chances a Villa Cubas.
martes, 09 de abril de 2013 00:00
martes, 09 de abril de 2013 00:00

El Atlético Policial será “juez” en la última fecha del certamen. Ganando o empatando le da chances a Villa Cubas de clasificar. Pero perdiendo con Unión de Villa Krausse se clasificarán los sanjuaninos y quedarán sin asunto los “Leones”.
“Villa Krausse es un equipo ordenado y juega bien con la pelota en el piso. Y Villa Cubas es un clásico, son de meter y jugar a morir. Los dos son difíciles”, explicó Silvestre Sacallán, en el análisis de los rivales y la responsabilidad de tener este papel tan importante en la definición.
“Mi manera de pensar es salir a ganar”, dijo cortando con cualquier especulación naciente. “No hay que darle una mano a nadie, es por nosotros que tenemos que ganar, para demostrar por qué estamos clasificados hace dos fechas”, le dijo a El Esquiú.com el zurdo, con la contundencia y precisión de su pegada llevada a su discurso.
Mientras “Poli” juegue en el Malvinas Argentinas con Villa Krausse, Villa Cubas va a visitar en San Juan a Trinidad, en ambos casos desde las 16.
El plantel de Miguel Amaya entrenó ayer por la mañana y a la tarde los muchachos tuvieron libre. Aún no paró ningún equipo en la práctica el DT, que tendrá cuatro cambios obligados por suspensión, porque Olmos y Héctor Acosta fueron expulsados con Del Bono y Luis Seco y Hugo Cortez llegaron a su quinta amarilla.
“No sé si voy a jugar, pero estoy bien y quiero estar”, dijo Sacallán, que busca minutos como loco luego de las cuatro fechas que estuvo suspendido tras la lamentable lesión del arquero riojano Jesús Reynoso.
“Quiero jugar, no sé si me irá a poner. Siento que voy mejorando de a poco, estoy haciendo doble turno. Voy al predio cuando no entreno, o hago gimnasio. Perdí mucho con los partidos en los que no pude estar”, contó Silvestre, que volvió con un gol en el juego contra Andino y pudo hablar con Reynoso.
“No lo pude llamar, no sé por qué, pero me comuniqué por WhatsApp y me disculpé. En tres meses vuelve a jugar, es un buen chico y está todo bien con él. Muchas semanas me pregunté para qué fui a esa pelota… pero ya está”, dijo.

Tres y diez

Naturalmente Sacallán es volante, pero en Buenos Aires aprendió a jugar de marcador de punta. “Me gustan las dos posiciones”, cuenta.
“De tres puedo llegar al arco pero con más sacrificio, me la arreglo con la marca. Y de volante corrés el doble, el ida y vuelta es distinto. De lo que sea, lo que quiero es jugar”.

Comentarios

Otras Noticias