Apostillas

domingo, 30 de junio de 2013 00:00
domingo, 30 de junio de 2013 00:00

MARCHA ATRÁS. Habíamos anunciado – a través de las páginas de El Esquiú.com – de la reunión que tuvo lugar en la sede liguista el pasado jueves en horas de la noche, y a la que, según palabras de una de las autoridades del SADRA, los jueces no habían sido invitados, como uno de los momentos decisivos para el futuro del desarrollo del Campeonato Anual, entendiendo la posición asumida por los integrantes de las agrupaciones arbitrales, poniendo como condición excluyente la presencia de efectivos policiales en todas las canchas en que jugaran los “veteranos”. Pero nada de eso ocurrió; según los jueces, la dirigencia se ha comprometido a solicitar a los dirigentes de las afiliadas a la Liga la colaboración pertinente a fin de encaminar la conducta de sus representantes en las canchas, antes, durante y después de los cotejos de cada sábado. Pero, en relación a esto, lo que pudimos observar en esta fecha es que en cancha N° 1 de Nino – donde oficia de local San Lorenzo – no tuvimos a la vista ninguna autoridad de la institución; si la hubo en la N° 2, donde vimos a Tulio Canil, aunque jugando para su equipo, ¿será suficiente?.

LO INEXPLICABLE. Es la postura de los árbitros, que amagan con tomar medidas concretas e inmodificables que generan inquietud, rechazo, enojo e incertidumbre en los protagonistas, y que en definitiva no implementan según amenazaron; lo preocupante de esta situación es que toda “la bronca” acumulada por la misma se descargó – de distintas formas – en varios de los partidos que aquí cronicamos, al considerar tanto jugadores, como técnicos, ayudantes, y hasta parte del público que ya va tomando parte de cada circunstancia relacionada con “los soplapitos”, que ellos “les están tomando el pelo”.

ALTERNATIVA. Con la sola intención de aportar ideas, que para muchos serán sin dudas descabelladas, sería momento para analizar por el lado dirigencial, la posibilidad de, ante una eventual incidencia de agresión a autoridades de cada partido, además de la sanción pertinentemente emanada del Cuerpo Penalicio, se apliquen medidas también a las instituciones que representan esos jugadores, como por ejemplo, la suspensión en la programación de una fecha en todas las categorías en que participe la misma, con multa de pago del arancel correspondiente.
Sería también una manera para que las afiliadas tomen responsabilidad en cuanto a quienes las representan, porque, no les extrañe, hay algunos que ni conocen a sus jugadores.

Comentarios

Otras Noticias