Deporte y Nostalgia

Adán Rodríguez, más de 40 años al servicio del deporte

martes, 10 de septiembre de 2019 00:28
martes, 10 de septiembre de 2019 00:28

Nuestro reporteado de la fecha es un verdadero símbolo de la dirigencia deportiva, más específicamente del fútbol. Expresidente de Américo Tesorieri y puntal de la Liga Catamarqueña desde finales de los años 70, nos cuenta hoy su historia y desgrana sus ideas a favor de las distintas actividades.

¿Cuál es, sintéticamente, su historia en el deporte catamarqueño?

“Como lo sabe la gente del fútbol, me identifico totalmente con Américo Tesorieri, el club de Catamarca que me abrió las puertas, primero como jugador y más tarde como dirigente. En mis años juveniles, mientras estudiaba en el Colegio Quintana o la Escuela Industrial, aproximadamente hasta los 16 años, jugué en las inferiores. Lo hice hasta la cuarta división, que fue el momento en que, por razones laborales, me tocó partir. Eran épocas muy difíciles de llegar a la primera división. Había un equipo inamovible. Anote. “Quito” Cuello, el “tucumano” Juárez y René Juárez; Varela, Jodar y Castillo, tres chacareros de primera; el “Gringo” Segura, Julio “Ratón” Nieto; “Rupachico” Espilocín; “Tucumano” Delgado y “Tata” Vega, por decir solo algunos nombres.

Cuando me fui seguí practicando deportes. Estuve en San Carlos de Bariloche, Neuquén o Entre Ríos. Allí practiqué vóleibol y, por mi paso por el sur del país, hice esquí y montañismo”. En el fútbol llegué a la división superior de Independiente de Bariloche”.

¿Cómo fue su regreso a Catamarca y al deporte?

“Lo hice como dirigente, hacia finales de los años 70. Para volver a ‘Tesho’ me contacta un exjugador, Marcelo Juárez, y el señor Roberto Díaz, que era policía. Me interesa que me sume al club como dirigente, justamente en el año que eligen presidente a don Manuel Saavedra, un reconocido comerciante que tenía un corralón sobre la calle Salta. MI primer cargo fue el de secretario de actas. Al mismo tiempo, junto a un señor Maizá, me designan delegado ante la Liga Catamarqueña, donde el señor Pedro José Toloza iniciaba su tercer mandato como presidente”.

¿Y en la Liga Catamarqueña cómo fue?

“Allí tuve un primer cargo. Me nombraron secretario de Inscripción y Registro en reemplazo de un señor Rojas, delegado de Vélez, que por razones de trabajo y como ferroviario que era, fue trasladado a Jesús María (Córdoba). La tarea era registrar los ingresos de jugadores libres, de 8 años en adelante, o los pases entre clubes y Ligas. Tiempo más adelante asumí como tesorero, durante la gestión de Toloza, entre los años 80 y 90. También fui intendente de la Liga en reemplazo de Pedro Robledo (Villa Cubas) durante la gestión de Fernando Rivera, del doctor Domínguez, del contador César Haddad y de Daniel Barros. Por razones de organización, hace dos años, dejé la intendencia”.

Por cierto, nunca descuidó a Tesorieri…

Así es. Muchas veces los dirigentes le quitamos el tiempo a la familia. Yo lo hice. Imagínese que, aparte de la Liga, llevó 17 años como secretario de Tesorieri y ejercí la presidencia entre los años 1985 y 1989. En aquel tiempo, a diferencia de la actualidad, los grandes animadores del fútbol eran otros. Digamos Vélez, Policial, Villa Cubas, San Lorenzo o Sarmiento. Tesorieri era algo más humilde y la faz económica condicionaba. Apenas, y hasta con aportes de los dirigentes, nos alcanzaba para pagar la luz y el agua y tirarles alguna mínima ayuda a los jugadores, la mayoría de los cuales vienen de sectores postergados de la sociedad. Por allí me duele cuando algunos dicen que se roba en los clubes. Es todo lo contrario: hay que poner y trabajar a destajo. Aquí la ayuda de los gobiernos es escasa y los sponsor comerciales prácticamente no existen. En mis épocas de presidente teníamos que hacer colectas para cuestiones elementales: darle para la nafta a algún chico, para la rueda de la bicicleta. Hoy, gracias a Dios, el club tiene mejores ingresos por el alquiler de Vea, lo que permite desarrollar actividades culturales, mantener un equipo competitivo (llevamos siete años jugando los certámenes federales), cuidar nuestro rico semillero y pensar en jugar de local lo más pronto que podamos, con lo cual vamos a descomprimir el uso de la Liga Catamarqueña”.

¿De su gestión qué recuerdos tiene?

Yo recibí la estructura que dejaron dirigentes notables como Alfredo Scidá o Ireba, en épocas que la situación económica era muy difícil. Sin embargo, con la ayuda que nos dio el exgobernador Ramón Saadi pudimos construir un sólido salón de usos múltiples que hoy se usa como gimnasia de boxeo y que fue construido por el maestro mayor Cuestas, con resistencias como para hacer tres pisos en el futuro. Sobre esta construcción tengo un anécdota. Alquilamos el club para un casamiento gitano que, como se sabe, tiene una fiesta de unos 30 días. Se pusieron carpas y había baile todas las noches. A cambio recibimos camionadas con materiales de construcción con los cuales hicimos los cimientos. También recibimos equipos deportivos”.

¿Hay preocupación por las inferiores?

“Desde siempre. Es que el club presta una función solidaria. Durante mi presidencia, después de cada partido o entrenamiento, servíamos a los chicos de las distintas divisiones mate cocido con pan. No alcanzaba para vitaminas. Eso se mantiene y el club cumple una gran función social, especialmente por sacar a los chicos de las adicciones. Hay que darles contención y, en ese sentido, los gobiernos deben colaborar. Deben visitar los clubes y sistematizar la asistencia. También los padres deben comprender que el club invierte en preparar a sus hijos. Hay que pagar al cuerpo técnico, a los preparadores físicos, a los utileros. Si no lo hacemos impedimos el crecimiento como jugadores y podemos influir equivocadamente en la parte anímica”.

¿Cuáles son los proyectos más cercanos de Tesorieri?

“Tenemos buenas instalaciones. Fuera de las canchas de fútbol y de hockey, tenemos el salón y el hermoso tinglado que, por medio del POSOCO, se pudo hacer con aportes de la Nación y la provincia en la gestión del señor Ontiveros. La base está. Ahora, lo repito, vamos por adecuar las instalaciones para el fútbol y jugar de local. Requerimos de buenos baños, una tribunita y hacer un nuevo pozo de agua. Todo cuesta. Imagínese, una perforación debe andar por los dos millones y medio de pesos.

¿Es necesario retirar la Liga Catamarqueña de su actual solar? ¿Y con el estadio que se debe hacer?

“Soy muy respetuoso de los vecinos, que pueden sufrir alguna molestia por la ubicación de la Liga. Pero hay que aclarar algo. La cancha existe desde hace 104 años, cuando eso era un páramo. Es decir está de mucho antes que llegaron los vecinos. En todos lados ocurre lo mismo. Vaya al Bajo Flores, al Kempes (Córdoba), a la cancha de River y se encontrará con que los estadios quedaron en medio de los centros urbanos. Sobre el estadio no tengo dudas que hay que reabrirlo, no para jugar regularmente, sino para partidos especiales o espectáculos de distinta naturaleza. Comprendo que ser político no ha de ser cosa fácil, pero hay que superar las diferencias y mirar para adelante”.

Aparte de dejar un recuerdo para dirigentes como Guido Jalil, Francisco Florimonte, Antonio Monllau, Rivera, Haddad, Domínguez y Barros, Adán Rodríguez alentó la necesidad que se sumen a la dirigencia los jóvenes, a quienes considera pilares fundamentales para cualquier proyecto serio. Añade que tenemos grandes valores del deporte, no solo del fútbol.

En el título de esta nota aludimos a un dirigente, como Adán, que lleva más de cuarenta años trabajando en el deporte. Debemos agregar su humildad y vocación de servicio. O su sentido de la responsabilidad, que lo lleva a afirmar “está llegando la hora de dejar el lugar a las nuevas generaciones”.

Textos: Rafael Bruno

 

Ficha personal

Nombre: Adán Humberto Rodríguez.

Fecha de Nacimiento: 12 de Mayo de 1943.

Edad: 76 años.

Nacionalidad: argentino.

Estado civil: casado con Lucía del Carmen Córdoba.

Hijos: Abraham Humberto, Simón Jacobo del Valle y Nazareth Nieves.

Nietos: Isaías, Joaquín, Misael e Ibrahim.

Profesión: jubilado.

Deportes que practicó: desde 1955 a 1976 fútbol, atletismo, vóleibol, esquí y montañismo.

Simpatizante de un club local: Américo Tesorieri.

En el orden nacional: San Lorenzo de Almagro.

Comida preferida: las regionales.

Plato preferido: milanesa con puré.

Adán Rodríguez. Toda una vida al servicio del deporte

Año 1958. Adán Rodríguez, hincado y con la pelota, formando parte de la cuarta campeona de Américo Tesorieri. Allí están el utilero Germán Ñanes, el árbitro Floro Brizuela y jugadores como el “Tata” Ñañes, Alberto López, Hugo Nieto, “Pishi” Castro, Galarza y Angel Pauletto entre los parados. Entre los hincados figuran Guevara, Barrozo y “Quito” Aybar.

Rodríguez entregando una plaqueta recordatoria a uno de los más grandes jugadores que dio Catamarca: Ramón Naranjo, que en ese momento vestía los colores de Villa Cubas.

Inolvidable recuerdo. Adán Rodríguez (con sus hijos Abraham y Simón) a la par de “Tatín” Molina, un gran goleador de Tesorieri.

Año 1990. Liga Chacarera. Adán junto a Juan Carlos “Pena” Rodríguez, Pedro Toloza y el expresidente de la AFA, Julio Humberto Grondona.

 

33%
Satisfacción
0%
Esperanza
33%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
33%
Indiferencia

Comentarios

10/09/2019 | 11:05
#1
Nunca se robo nada Adan, solo hizo su casa con los ladrillos de la Liga jejejee
10/09/2019 | 08:08
#0
40 año robando a teso y a la liga ladron

Otras Noticias