River le ganó con justicia 2-1 a San Pablo y consiguió el pasaje a los octavos de final

jueves, 1 de octubre de 2020 01:58
jueves, 1 de octubre de 2020 01:58

River cumplió el primer objetivo que se propuso tras el parate por la pandemia de coronavirus: avanzar a los octavos de final de la Copa Libertadores. En el estadio de Independiente (el Monumental está en obra), el Millonario le ganó 2-1 a San Pablo gracias a los dos goles de Julián Álvarez y se aseguró un lugar en la próxima fase, eliminando a su adversario, que había empatado parcialmente a través de Diego Costa.


La Banda, además, puede quedarse con la primera colocación del Grupo D si en la última fecha supera como local a Liga de Quito, que goleó por 4 a 0 a Binacional en la quinta jornada de la zona.


Como en el Morumbí, el elenco de Núñez apostó a la presión extendida sobre la salida de la visita, usufructuando la rígida filosofía de su adversario de jugar por abajo a toda costa, incluso caminando por la cornisa. Los brasileños, con Dani Alves en el eje de la cancha, intentaron replicar la táctica del ahogo. Pero con paciencia, rotación y a un toque por momentos; y con el lanzamiento directo para sus tres puntas detrás de la segunda pelota en otros, el Millonario pudo salir. Y empezar a lastimar a su contrincante. River siguió siendo más consistente en la segunda parte. Aun cuando San Pablo logró sacar la pelota desde el fondo, esquivando el pressing, los orientados por Gallardo siguieron amenazando con las réplicas. A algunas solo les faltó el último toque para traducirse en gol. Pero la diferencia mínima sostuvo las esperanzas visitantes, con el balón parado como carta de riesgo. Con el cronómetro en sus últimos compases, la pelota quieta pasó a ser un padecimiento para el Millonario. En pos de sumar otro marcador fresco, el DT hizo entrar a Lucas Pratto por Borré. Así y todo, a los 82, Tréllez casi empata de cabeza (se molestó en el salto con un compañero). Y a los 84, Armani, que se había mostrado dubitativo en las salidas, salvó la ropa con un achique oportuno. Y a pesar del padecimiento, de tal vez haber sentido por primera vez la diferencia de ritmo con su rival, River cerró su misión.

0%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios