Rally

“Quiero ganar el Dakar 2023”

El chaqueño Carlos “Yaguareté” Verza necesita más apoyo para competir.
lunes, 24 de enero de 2022 00:49
lunes, 24 de enero de 2022 00:49

La historia del chaqueño Carlos “Yaguareté” Verza, quinto en la categoría quads en el Rally Dakar 2022, podría resumirse en el título de la canción de Alejandro Lerner “Todo a Pulmón” porque fue a la aventura del desierto de Arabia Saudita como piloto-mecánico y acumuló deudas por falta de presupuesto, algo que espera cambiar el año que viene mediante sponsors en busca del campeonato.


El piloto oriundo de Sáenz Peña, nacido el 26 de octubre de 1979, admitió que si para la edición 2023 no cuenta con el “respaldo económico” para solventar los gastos no viajará porque este año hizo un “esfuerzo tremendo juntando monedas” para poder competir.


“Si logro reunir el presupuesto para correr el próximo Dakar, iré por mi gran sueño, la victoria, porque pude competir de igual a igual con mis rivales, que tenían gran apoyo. Fui el único piloto-mecánico que terminó la carrera, sin abandonar en ninguna etapa, y con dos juegos de gomas nada más”, contó.


Verza, de profesión técnico electromecánico, auxiliar de máquinas navales de la Armada Argentina, no sólo se limita a correr sino a “tratar de concientizar un poquito en la preservación de la fauna y la flora en el planeta”, con énfasis particular en yaguareté, el animal emblema de Argentina, actualmente en extinción.


Por eso el apodo que durante dos ediciones del Dakar pintó su Yamaha YFM700 Raptor, en el que también expresa un un homenaje a los 44 muertos del submarino Ara San Juan.


Apenas se bajó el cuatriciclo al final de la última etapa en Jeddah, Verza “suplicó” por una cama porque pasó 20 días “durmiendo en una carpa, no muy cómoda, como podía, y extenuado porque al ser mecánico tenia que trabajar contra reloj”.


“En algunas etapas llegaba al vivac a las 20 y tenía solamente dos horas para reparar algo de mi cuatri, ya que el camión partía a las 22, y si no cargaban mi vehículo tenía que abandonar la etapa. Esos problemas no los tenían los equipos más poderosos porque se movían de otra manera, mucho más profesional”, expresó.


Las penurias y desventajas que padeció el “Yaguareté” no fueron pocas porque los demás pilotos que corrieron en equipos oficiales utilizaban un juego de gomas por etapa ya que podían más neumáticos en sus camiones. “Yo iba rezando que no se reviente una goma para terminar la etapa”, admitió.


Esa vocación de competir a pulmón provocaba que al final de cada etapa se acercaban sus rivales a saludarlo y alentarlo para que no afloje. En eso Verza se lamentó “por no saber otros idiomas para dialogar con los extranjeros, pero me hacía entender y se asombraban de verme reparar mi cuatri”, contó.


“Me llamó don Luis Landriscina apenas terminó el rally para felicitarme y darme su apoyo, y eso me emocionó mucho ya que es referente de la cultura del Chaco, uno de los artistas más importantes que dio la provincia, y me dijo que como chaqueño estaba orgulloso”, contó.

33%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
66%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios