La clave de la conducción

sábado, 19 de noviembre de 2022 02:24
sábado, 19 de noviembre de 2022 02:24

El fracaso de Argentina durante el Mundial de 2018 fue la semilla del éxito actual. El sorpresivo suceso de Lionel Scaloni al mando de Argentina -sin antecedentes como entrenador rompió con una racha de 28 años sin títulos y marcó un récord de 36 partidos invicto- tuvo mucho que ver con aquel episodio en las afueras de Moscú, cuando era apenas ayudante de Jorge Sampaoli.

Desde 1993, cuando la selección mayor conquistó su último trofeo, técnicos de amplia trayactoria como Daniel Passarella, Marcelo Bielsa, Alejandro Sabella, Gerardo Martino, Edgardo Bauza y el propio Sampaoli pasaron sin gloria. Hasta un símbolo de la Albiceleste como Diego Maradona mordió el polvo de la derrota.

El plan original tras el Mundial 2018 era que Scaloni dirigiera dos amistosos en Estados Unidos mientras la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) negociaba con un entrenador de renombre. Pero los principales candidatos -Mauricio Pochettino (en ese entonces en Tottenham), Diego Simeone (Atlético de Madrid) y Marcelo Gallardo (River Plate)- estaban ocupados y la AFA no estaba dispuesta a romper otro contrato como había sucedido con Sampaoli y el Sevilla en 2017.

Con apenas unas prácticas al frente de un equipo infantil de Mallorca, donde reside, y asistente de Sampaoli como únicos antecedentes laborales, Scaloni apeló a su propia experiencia como jugador de selección desde las juveniles hasta la mayor.
Lateral-volante aguerrido, Scaloni surgió de la cantera de Newell’s Old Boys de Rosario y luego fue transferido a Estudiantes. Tras consagrarse campeón en el Mundial Sub 20 de Malasia en 1997, inició su periplo en clubes de Europa, primero en Deportivo de La Coruña de España, luego West Ham de Inglaterra, Racing Santander de España, Lazio y Atalanta de Italia.
Con la selección mayor disputó el Mundial de 2006.

Al mando de la Albiceleste, Scaloni dio forma a un equipo integrado por los sobrevivientes de la camada que se había quedado a las puertas de la gloria en el Mundial de 2014 y en las Copa Américas de 2015 y 2016 -Messi, Ángel Di María, Nicolás Otamendi- y nuevos talentos.

Contra todos los pronósticos, el “inexperto” tuvo éxito y ahora va por el premio mayor, al volante de la Scaloneta.

CERCA DE UN RECORD MUNDIAL

Argentina quedó eliminada de la Copa América 2019 al perder en semifinales con Brasil, en junio de 2019, y nadie sospechaba lo que se iniciaba en ese momento.
El conjunto nacional, desde aquel día, no volvió a perder jamás, y acumula hoy un invicto de 36 partidos que se extiende desde hace más de tres años.
En esa serie imabtible, Argentina obtuvo 25 triunfos y empató 11 veces.
Es la mayor serie invicta de la historia de la Selección Argentina.
El actual record mundial entre todas las selecciones pertenece a Italia y es de 37 partidos invictos, de manera que Argentina podría quedarse con la plusmarca absoluta si no pierde en los dos primeros duelos de Qatar.
Una racha extraordinaria, que alimenta la ilusión de los argentinos de cara al Mundial.

BILARDO

Surgido de la escuela pincharrata como discípulo de Osvaldo Zubeldía, Carlos Salvador Bilardo es el únido director técnico que llevó dos veces a la Argentina a la final del mundo, y lo hizo consecutivamente en 1986 y 1990, con un título y un subcampeonato.
El “Narigón”, discutido y resistido hasta la crueldad, se tomó revancha en la máxima competencia y grabó su nombre en la historia grande del fútbol argentino.

MENOTTI

César Luis Menotti debutó como técnico en Huracán y armó un auténtico ballet en 1973, llevando al equipo del Globo a ganar su primer título profesional. Con ese único logro llegó directo a la Selección, y condujo a la Argentina a su primer título mundial en 1978 y a su primer título mundial juvenil en 1979. Lúcido, lírico y enamorado del buen juego, a sus 84 años sigue activo e integra el equipo de asesores de la Asociación del Fútbol Argentino.

OLAZAR / SABELLA

Los entrenadores Francisco Olazar y Alejandro Sabella no tuvieron la suerte de coronarse campeones, pero ambos lograron llevar a la Argentina a la final de un mundial y merecen por ello una mención en el cuadro de honor.
Los equipos que manejaron, en 1930 y 2014 respectivamente, cumplieron brillantes campañas y sólo les faltó esa cuota de suerte imprescindible en los momentos decisivos para alcanzar la gloria máxima.

STÁBILE

Sí, Guillermo Stábile, el mismo que resultó goleador del primer mundial, también brilló como conductor de la Selección Nacional.
Como DT de Argentina, el gran Stábile logró una marca de siete títulos oficiales (6 Copas América y un Campeonato Panamericano), récord absoluto a nivel mundial jamás alcanzado por ningún otro entrenador en el planeta con una selección mayor. Un monstruo dentro y fuera del campo de juego.

Comentarios

Otras Noticias