Deporte y Nostalgia

Néstor Isidro Cano, un todoterreno que dejó su sello en Sarmiento

martes, 10 de octubre de 2023 01:40

Debutó a los 17 años en Primera división y jugó alrededor de 15 años, principalmente como defensor lateral izquierdo. Pero se desempeñó en varios puestos, sobre todo en el costado de la marca y la lucha, ya sea como “ocho” o “cinco”. “Todo dependía de las circunstancias”. Fue abonado permanente del seleccionado de la Liga Catamarqueña de fútbol. Pero si algo caracteriza la carrera y la historia de Néstor Isidro Cano, es que siempre defendió los colores de su querido Sarmiento, su amor por la música y el folclore. “Chichí”. como cariñosamente le dicen, fue un referente de la zaga del “Decano” y del fútbol de Catamarca por muchos años. Fue campeón en el plano local y jugó varios torneos Regionales.

 

Sus comienzos

Sus inicios fueron en las divisiones inferiores de club Atlético Sarmiento, a los doce años. Eran tiempos que la institución de avenida Acosta Villafañe, tenía un gran predicamento en el fútbol local. Semillero de grandes figuras, protagonista de clásicos inolvidables con otros clubes como Vélez Sarsfield y Policial (la contienda de estos tiempos San Lorenzo-Villa Cubas era de tono menor), el “Decano” marcó toda una época en el fútbol capitalino. Justamente allí brilló Cano, con su seguridad y firmeza en la zaga defensiva. Enfrentando a grandes rivales, de todo tamaño y fama, pero siempre entregando el cuerpo y el alma en procura de la recuperación de la pelota.

A pesar de su juventud, se codeó con las grandes figuras de los años 60 como Ramón “Chichilo” Naranjo, “Lucho” Brizuela, “Patón” Sosa, Pedro Avellaneda, “Tero” Ibarra, Coronel, Jorge y Edgardo Perea y “Pichón” Bernárdez, entre otros. De la mano de Adolfo Sánchez como entrenador, se consagró campeón y con apenas 20 años jugó los recordados torneos Regionales. Le tocó enfrentar por lo general a los grandes equipos de Tucumán, Salta, Jujuy. Fue así que se midió con San Martín y/o Atlético de Tucumán, Central Norte y Juventud Antoniana de Salta y Ledesma o Gimnasia de Jujuy en varias ocasiones. Eran los “grandes” de la región por esos años.

Con la Selección

Gracias a su rendimiento, integró el seleccionado de la Liga Catamarqueña por 10 años, donde le tocó disputar la histórica Copa “Beccar Varela”, interligas regionales y numerosos amistosos. Allí también compartió plantel con nombres de la talla de “Lito” Toledo, “Bambino” Frías, el “Loco” Pintos, “Iguana” Ibáñez, “Arobe” Bazán y Villagra, por mencionar algunos. Su nombre era una fija y en cada convocatoria, Néstor Cano estaba entre los titulares para defender los colores de la liga capitalina.

Un recorte del diario Cuyo de San Juan, menciona con grandes titulares en 1968 que la selección local quedó eliminada de la Copa Beccar Varela a manos del seleccionado de Catamarca. En la crónica se menciona que el “equipo visitante jugó con la tranquilidad del resultado de ida, jugado en San Fernando del Valle, que fue 3 a 2. Con la solidez defensiva como estandarte, Catamarca resistió lo embates del ataque sanjuanino, para luego aprovechar una contra y marcar el gol que resultó clave en la definición”. Allí se destaca en un recuadro la labor de Néstor Cano, que prácticamente clausuró su andarivel. Fue victoria del elenco “verde” por 1 a 0.

A un paso de Córdoba

En 1967 se fue a probar a Paz Juniors de Córdoba, recomendado por varios dirigentes y técnicos que lo vieron jugar. Pasó las exigencias, pero el amor por su “terruño” y la familia le torcieron el destino y volvió a Catamarca. Retornó a Sarmiento y no abandonó esos colores hasta su retiro, allá por comienzos de 1980. “Eran otros tiempos. Uno estaba acostumbrado a la familia, los amigos del barrio y los compañeros del fútbol. Entonces cuando uno es muy joven, afuera extraña todo. Por supuesto las comunicaciones eran diferentes, no había celulares ni tantos medios radiales o televisivos. Por lo tanto, en un ambiente que no era el habitual, uno no se encontraba pleno y decidí pegar la vuelta. Por supuesto que no me arrepiento, aquí forjé una trayectoria, una familia y una carrera con el canto, que fue mi otra pasión”, recuerda.

Los clásicos

De los grandes clásicos de la época reconoce que por supuesto los más reñidos, peleados y jugados con la piel eran con Vélez Sarsfield y Policial. “Los dos tenían grandes jugadores y la Liga se llenaba. Estaban el “Quirquincho” Echeverría, Ramón Espeche, “Yudica” Moreno, Olveira, Brizuela o el “Saeta” Barros, todas verdaderas figuras. Eran partidos de “hacha y tiza” como se decía. Me tocaba marcar a cada talentoso que había que estar atento los noventa minutos, no te podías descuidar porque te embocaban de cualquier lado. Uno se la pasaba pensando en ese encuentro y cualquiera fuera el resultado, seguía pensando y hablando durante toda la semana siguiente. Si te tocaba perder, no querías salir de tu casa, por vergüenza, por dolor de haber caído ante tu clásico rival. Pese a que se decía que Sarmiento no tenía hinchada, iba mucha gente a la Liga y les disputaban de igual a igual a los dos equipos del sur de la Capital”, agrega sobre aquellos años.

En Veteranos

Tras su paso por el fútbol grande de Catamarca, siguió vinculado a la pelota y como tantas glorias, se volcó a la Liga de Veteranos. Allí siguió mostrando su calidad y firmeza donde defendió los colores, entre otros equipos, de Maderera Concepción y Alem. Se consagró campeón varias veces. “Por supuesto que es otra cosa. Si bien uno también entrega todo, se juega a otro ritmo. Es un encuentro con amigos y realmente se disfruta del juego. A veces se pone de más y se olvidan que ya estamos grandes como para disputar una pelota con tanta vehemencia, pero también fue una gran experiencia. Con el paso de los años, fui bajando la intensidad y decidí colgar los botines”.

Redacción y producción: Rafael Andrés Bruno

 

EL FOLCLORE

Junto con los inicios en el fútbol, Néstor también abrazó la guitarra desde chico y junto a su hermano, el recordado Carlos Antonio Cano (también jugó en Sarmiento), dieron los primeros pasos formando el dúo “Hermanos Cano” que comenzó a sonar con fuerza en tiempos que el folclore resurgió en todos los escenarios del país. Luego, con el tiempo, se convirtieron en “Las Voces Simples” por una cuestión que ya había un dúo con esa misma denominación. “Para no tener problemas en el futuro decidimos cambiar el nombre y por casi 30 años recorrimos toda la provincia y varios festivales del país. Fue una etapa hermosa, inolvidable. Tuvimos numerosos reconocimientos y nos dimos el gusto de tocar en lugares impensados. Hasta participamos en un programa de la vieja ATC conducido por Pinky y Mateyco. Las dos pasiones me llevaron a recorrer el país y es un regalo que me dio la vida, junto a la familia que formé”.

 

 

 

 

Algo Personal

Nombres y apellido: Néstor Isidro Cano.

Apodo: “Chichí”.

Fecha de nacimiento: 10 de septiembre de 1947.

Lugar: Catamarca, Capital.

Hermano: Carlos Antonio

Esposa: Cristina Rivera.

Hijos: Verónica, Néstor y María Carolina.

Nietos: Elián, Benicio, Benjamín, Ana Paulina y Sofía.

Trabajo: Jubilado comercial (Tiendas Galver ).

Hincha: Sarmiento a nivel local) y Boca Juniors a nivel nacional.

Ídolo: Juan Román Riquelme.

Hobby: Tocar la guitarra y cantar.

Comida preferida: Asado.

Comentarios

Otras Noticias