Deporte y Nostalgia

Enrique Luciano Haarscher, capacidad y temperamento

martes, 30 de enero de 2024 01:06
martes, 30 de enero de 2024 01:06

En los años ochenta del siglo pasado inscribió su nombre entre los mejores del rally regional y nacional, entremezclado con figuras de la talla de Gabriel Rodolfo Raies, Jorge Raúl Recalde y Ernesto Mario Soto, tres pilotos cordobeses que hicieron historia en la categoría, nacida en la Argentina a finales de la década del setenta, además de otros destacados exponentes locales como Dante Edgardo “Gringo” Vázquez, Luis Eduardo “Negro” Filippín, José Luis Cortese, Jorge Eduardo “Turco” Seleme, Walter “Loco” D´Agostini, Antonio Prevedello y Jorge Moreyra. A

unque nació en la provincia de Buenos Aires, Enrique Luciano Haarscher, a él nos estamos refiriendo, se vino a vivir a Catamarca al conjuro de su enorme pasión por el deporte motor y el importante imán que representaba el respaldo de su hermano Miguel, cabeza visible  en nuestro medio de la marca Renault.

Primero con un R12 y posteriormente con un potente y confiable R18, Haarscher se prendía, con alma y vida, a todas las convocatorias posibles, haciendo gala de un prolijo  y atrevido manejo, fiel a su indiscutible temperamento personal. La “fortaleza de la frontera” lo atrapó entre sus bellos y suaves tentáculos y por eso a nadie extrañó que se casara con una catamarqueña, Mariela Buenader, y tuviera dos hijos nacidos en San Fernando del Valle, Gastón y Tomy.

DESTACADO PILOTO. Un primer plano de Enrique Luciano Haarscher, un muy buen volante de la categoría rally. Nacido en Buenos Aires, se radicó en nuestra ciudad a los 26 años de edad, defendiendo los prestigios catamarqueños en torneos locales, regionales y nacionales.

Cuando joven, practicó fútbol y rugby en  el Club Atlético San Isidro (CASI) de la “Capifé”, ya que desde niño amaba el deporte. Confiesa que se las arreglaba bastante bien en ambas disciplinas, llegando incluso a probarse en filas del Club Atlético River Plate, entidad de la que es hincha furioso. “Era un delantero prometedor en el balompié, pero estaba escrito que mi destino deportivo iba a tomar otros rumbos. Cuando a los 26 años de edad me vine a Catamarca, afloró la casi escondida vocación por los “fierros”, puesto que siendo  un pibe solía conducir por las calles y rutas del barrio, con cierta solvencia, un Citroen 3CV y mis amigos me auguraban un promisorio futuro. De esta manera, me trepé a una máquina de competición y no desentoné para nada. Eso me dio aliento y confianza para convertirme en un piloto del automovilismo deportivo. Primero corrí a nivel local y luego dí el paso inmediato, es decir incursionar en el plano regional del NOA, siempre tratando de mantenerme entre los puestos de avanzada. Una tarea nada fácil, ya que había en esa época excelentes exponentes en varias provincias del norte”, señala con un dejo de nostalgia y alegría.

TAREA CUMPLIDA. Ha concluido una de las etapas del rally del NOA, con una destacada tarea de Enrique Luciano Haarscher (a la derecha, saludando al público). Siempre entregó lo mejor de sí en favor de los “fierreros” locales.

Integrante del equipo de Gabriel Rodolfo Raies, y participante de un rally mundial, el porteño-catamarqueño Haarscher ponderó la figura de otro crack cordobés del volante, Jorge Raúl Recalde, el único argentino que en 1988 (y 1995, edición válida por la F2) se adjudicó el Rally de la Argentina, con un Lancia Delta Integrale, con el que se impuso a su compañero de equipo, Miki Biasion. Compitió en el mundial hasta el año 2000, con diferentes vehículos y copilotos. Recalde, recordemos, falleció mientras competía en la IX edición del Rally de Villa Dolores, pero no por un accidente, sino de causas naturales, ya que sufrió un infarto cuando se había bajado de su vehículo y se aprestaba a empujarlo a un costado del camino. Cabe destacar, según lo puntualiza nuestro entrevistado, que el Congreso de la Nación en  mayo de 2005, declaró Capital Nacional del Rally a la ciudad de Mina Clavero (Córdoba), y se instituyó el 10 de marzo como Día Nacional del Rally Argentino, en conmemoración de la desaparición del eximio corredor de la “docta”. Un acto de estricta justicia con un deportista que representa genuinamente el rally argentino, por haber sido uno de sus precursores.

JUNTO A GABRIEL RAIES.  En la gráfica, nuestro entrevistado de hoy posa a la par de Gabriel Rodolfo Raies (derecha), uno de los grandes ídolos argentinos en la categoría superior del rally. Los otros dos grandes, amigos de Haarscher, fueron Recalde y Soto.

Completando el terceto de oro cordobés, está Ernesto Mario Soto (nació el 20 de octubre de 1954 en Villa Dolores y falleció en su provincia natal el 17 de febrero de 1997). Soto se inició en el automovilismo llevado de la mano de su amigo y gran rival en las rutas, Jorge Raúl Recalde. Fue en 1978 cuando comenzó su participación con un Fiat 128 de su propiedad, en el Gran Premio de Turismo Nacional, disputado en el Chaco. En 1980 se incorporó en el equipo oficial Renault con R12, y tuvo una destacada actuación en el Rally Codasur . Luego participó como piloto oficial de la marca con R18, obteniendo varios títulos argentinos de Rally en la década del '80. Con el apoyo del equipo de Carlos Menem (h), Soto compitió en Europa. En 1989 consiguió un lugar en el equipo italiano Astra. Con un Lancia Delta, obtuvo el tercer lugar en el rally de Portugal. También compartió el equipo con Juan María Traverso, en el TC 2000, piloteando un Renault Fuego, en sus escasas participaciones en autódromos. Falleció a causa de una crisis hipertensiva con complicaciones neurológicas irreversibles.

EN PLENO VUELO. El Renault 18 de Haarscher durante un prime por rutas del noroeste argentino. Con el mismo, cosechó triunfos y logró darle dura pelea a los popes de la categoría, tanto en el plano regional como nacional. Calidad y temperamento al servicio del automovilismo deportivo.

Con indisimulado orgullo, Enrique Luciano Haarscher enfatizó que durante toda su actuación en las competencias de rally siempre llevó estampado en su parabrisas el nombre de Catamarca y, en algunas oportunidades, también el de Tucumán, ya que por espacio de doce años estuvo ligado a la vecina provincia por razones de índole comercial. “Mi vida transcurre en el presente en estas tierras ambateñas, donde tengo muchos y grandes amigos, con los cuales suelo recordar un montón de episodios y anécdotas que jalonaron mi trayectoria como deportista y mi crecimiento como ser humano. De las buenas y también de las otras, como nos pasa a todos en la vida cotidiana”. Así cerró la amable conversación que mantuvo en la mañana del martes 20 de mayo con El Esquiú.com.

 

Escribe: DIARIO EL ESQUIÚ

Producción: Rafael Andrés Bruno

 

 

Ficha Personal

Nombres y apellido: Enrique Luciano Haarscher.

Fecha de nacimiento: 2 de Septiembre de 1955.

Lugar: Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Edad: 58 años.

Padres: Enrique Miguel Haarscher y Marta María Tarride.

Hermanos: Miguel Fernando y María Marta.

Esposa: Mariela Buenader.

Hijos: Gastón (13 años) y Tomy (8 años)

Pilotos nacionales destacados en Rally: Jorge Raúl Recalde, Gabriel Rodolfo Raies, Ernesto Mario Soto, Carlos Menem (Jr.) y Juan María Traverso.

Pilotos catamarqueños destacados en Rally: Dante Edgardo Vázquez, Luis Eduardo Filippín, José Luis Cortese, Jorge Eduardo Seleme, Walter D´Agostini, Antonio Prevedello y Jorge Moreyra (padre).

Hincha en el fútbol nacional: River Plate, reciente campeón del certamen Final de la AFA.

 

Mi Opinión

Admirador del gran símbolo del automovilismo de la fórmula uno, nuestro Juan Manuel Fangio, “El Chueco” de Balcarce, quien nos regaló cinco campeonatos mundiales en la máxima categoría, marchando a velocidades increíbles en máquinas desprovistas de garantías en materia de seguridad, Enrique Luciano Haarscher asegura que lo mejor que vieron sus ojos fue el piloto brasileño Ayrton Senna, quien se matara el 1º de mayo de 1994 en el circuito de Imola (Italia), cuando contaba con sólo 34 años de edad. Senna es considerado por muchos aficionados y expertos como el piloto más rápido de la historia de la fórmula 1, destacando una superioridad inusual en su conducción en carreras sobre mojado. Logró consagrarse campeón en tres ocasiones: 1988, 1990 y 1991, mientras que también se quedó con dos subcampeonatos, en 1989 y en 1993. Idénticos conceptos tuvo para con el motociclista italiano Valentino Rossi, quien ha ganado nueve títulos mundiales en tres categorías, 125cc (1997), 250cc (1999) y es heptacampeón de la categoría reina MotoGP (2001–2005 y 2008–2009). Ha participado en la máxima categoría, con los tres grandes equipos de motociclismo: Honda, Yamaha y Ducati.

Sobre la actualidad de la F1, Haarscher entregó elogios para el piloto alemán Sebastian Vettel, de 26 años de edad, y actual campeón del mundo. Ha logrado cuatro títulos mundiales con el equipo Red Bull (Búfalo Rojo), desde 2010 al 2013, más un subcampeonato en el 2009. Se convirtió el 27 de octubre de 2013 en el piloto más joven de la historia en ser tetracampeón de la máxima categoría del automovilismo. Finalizada la temporada 2013, lleva acumuladas 39 victorias, 62 podios y 45 pole posiciones. Es el cuarto piloto con más grandes premios ganados en la historia. Iguala a Alan Prost (4) en número de títulos mundiales, superado por Juan Manuel Fangio (5) y Michael Schumacher (7). Vettel ostenta los récords como piloto más joven en lograr puntuar en su primer Gran Premio de Fórmula 1 (el Gran Premio de los Estados Unidos de 2007), el más joven en liderar una carrera, y el más joven en conseguir la pole position, un podio y una victoria en un Gran Premio, récords que logró en el Gran Premio de Italia de 2008. También es el piloto más joven en ser campeón mundial (con 23 años y y 134 días en 2010). Además, el 26 de marzo de 2014 recibió el Premio Laureus al mejor deportista masculino del Año (2013. Un fuera de serie, siguiendo los pasos de su compatriota Schumacher.

En la despedida, se tomó el tiempo necesario para resaltar el rol prioritario que cumple el deporte en la formación de niños y jóvenes, para combatir los flagelos que hoy carcomen las entrañas de la sociedad en su conjunto. Haarscher puntualizó, al respecto que “todas las formas de actividades físicas, mediante una participación organizada o no, tienen como objetivo la expresión o la mejora de la condición física y psíquica del individuo, el desarrollo de las relaciones sociales o la obtención de resultados en competición de todos los niveles”. Agregó que “institucionalmente, para que una actividad sea considerada deporte, debe estar avalada por estructuras administrativas y de control reconocidas que se encargan de reglamentarlo. El hecho de que alguna actividad no esté reconocida institucionalmente como deporte, no impide que pueda estarlo popularmente, como ocurre con el deporte rural o con los deportes alternativos. Creo que todos debemos ocuparnos de promover y difundir los beneficios que otorga el deporte”. Para tener muy en cuenta.

Comentarios

Otras Noticias