Deporte y Nostalgia

Ramón “Beto” Salas, un wing de los que ya no se ven en las canchas

martes, 23 de abril de 2024 01:53
martes, 23 de abril de 2024 01:53

Qué más se puede agregar a la rica historia de un jugador que dejó su marca en clubes de la provincia y el orden nacional. Vistió, nada menos, que la casaca de River Plate en la década del 50. Luego la de Talleres de Córdoba por varios años y jugó en Tesorieri, San Lorenzo de Alem y Vélez Sársfield en la Liga Catamarqueña. Wing izquierdo por naturaleza, goleador por excelencia, Ramón Alberto “Beto” Salas es un auténtico “prócer” de la historia del fútbol local. Mucho se ha escrito y dicho sobre él, pero sus anécdotas siguen sorprendiendo a todos. Porque se codeó con figuras de la talla de Amadeo Carrizo, Ermindo Onega, Ángel Labruna, Daniel Willington, César Menotti, Renato Cesarini y tantos otros. Por eso vale la pena su testimonio.

Al “millonario”

Nacido en Recreo, departamento La Paz (de allí su otro apodo “Recreito”) y criado en esta Capital, se nutrió del potrero para desarrollar sus habilidades desde muy chico. Brilló en los famosos juegos Evita hasta que con 14 años recaló en el club Atlético Tesorieri de la mano de don Ramón Ocampo. Cuenta que de jugar “con pelotas de trapo, pasé a jugar con una de goma y luego, ya en Tesorieri, con la clásica número cinco, con gajos de cuero. Allí estuve un poco más de un año hasta que en 1955 pasé a San Lorenzo de Alem, con dieciséis años de edad”.

Sin pensarlo, a partir de esa instancia, comienza a gestarse quizá el capítulo más importante de su carrera deportiva. En 1958, dirigentes del club River Plate lo ven en acción y lo llevan a probarse a Buenos Aires. Con apenas un bolsito lleno de ilusiones llega al club de Núñez para dar la prueba.

Con la formación de la Reserva de River, en 1958. Parados desde izquierda a derecha: Malazo, Magri, Esneider, Corpetino, Ovejero, Urrolabeitia y Foressi. Agachados : Antunez, Villagarcía, Saric, Vairo, Rodríguez y “Beto” Salas

“Recuerdo que me lleva Hugo Burgos y el entrenador era Renato Cesarini. Al cabo de un rato, durante la práctica, Cesarini pregunta por el catamarqueño, me señalan y les pide a los asistentes que me den la indumentaria. Entro y trato de dar todo, pero al cabo de 10 minutos, el ‘maestro’ dice: ‘Salas, afuera’. Sonamos, pensé, ahora a sacar el boleto y volver a Catamarca. Pero al rato se acerca y les dice a los dirigentes: ‘este pibe se queda’. Fue una alegría inmensa y no lo podía creer. Me pide que a la mañana siguiente me llegue por la calle Suipacha y yo le contesto que no conozco nada de Buenos Aires. Entonces le dice a Burgos que me lleve. Eran las oficinas del club y tenía que firmar”, acota.

De esta manera quedó incorporado a la tercera división del ‘millonario’ donde entabló amistad con Omar Labruna, hijo del legendario Angel Amadeo Labruna, Ermindo Onega y hasta el propio Amadeo Raúl Carrizo. De este modo, actuó en la segunda división, en numerosos encuentros, hasta que llegó la hora esperada, cuando le informaron que iba a ser su debut en primera división. Le tocó reemplazar a Roberto Héctor Zárate, ocupando la punta izquierda del ataque. Fue frente a Rosario Central, al que superaron por dos goles a uno. En las filas de River jugaron entre otros Ermindo Onega, Villagarcía, Irusta, Menéndez y Labruna. Enfrente, en el ‘Canalla’ estuvieron Castro, Menotti, y el “Gitano” Juárez.

A Talleres

Hacia finales de 1959, disfrutando de unas vacaciones en Catamarca, se gesta la transferencia de Salas a Talleres de Córdoba, cuando gente de la “docta” lo ve durante un choque con Vélez Sársfield local donde se luce como refuerzo. El dirigente Moraga es quien se encarga de viajar a Buenos Aires para realizar la trasferencia de River a Talleres y de esta forma se incorpora a la popular institución del Barrio Jardín. Durante la década del 60 se luce en la “T” y con los años comparte plantel con otro catamarqueño, Carlos Cazuza. Además, se dio el lujo de jugar al lado de nada menos Daniel Willington, crack que pasó por Vélez Sarsfield de Buenos Aires, y otra de las máximas figuras del “tallarín”, como Miguel Antonio Romero.

En ocasión de un amistoso en Córdoba, entre Talleres y San Lorenzo de Almagro. Salas junto al “Nene” Sanfilippo, “Tata” Sánchez y “Turco” Cesaro.

Entre los recuerdos en la “T” no se olvida del partido amistoso que protagonizó el once cordobés con el poderoso conjunto Santos de Brasil, con Pelé en su mejor momento. Ganó Santos por 4 a 1 y muchos periodistas que estuvieron en la cobertura del encuentro siempre comentan que Pelé definió a Willington como “el mejor jugador del mundo”. En su consideración, Salas sostiene que “se dio el lujo de jugar a la par de tres “monstruos”: Ermindo Onega (River Plate), Daniel Alberto Willington (Talleres de Córdoba) y Fernando “Nano” Risso (Vélez de Catamarca)”.

Anécdotas

Allí menciona una anécdota en River con Ermindo Onega. “Estábamos por jugar un partido de la segunda junto a Villagarcía, Saric, Guiñazú y el “Ronco”. Posamos parados para la foto cuando el entrenador mira los botines que tenía puesto Ermindo. Eran un desastre, casi no tenían punta y estaban rotos por todos lados. Le dicen que se ponga los nuevos, que nos habían entregado antes del partido, pero no hubo caso. Onega dijo que se sentía bien así e iba a jugar con esos botines. No hubo forma de convencerlo. Jugó y como siempre fue un crack en toda su dimensión. Siempre lo recuerdo al “Ronco” porque compartimos mucho tiempo con el en la casa de doña Tita, que nos daba la pensión”.

Vistiendo la camiseta de Vélez de Catamarca con Barrionuevo (primero parado izq.) Santos Carrizo, “Tigre” Díaz, “Negro” Ríos, Enrique Romero y “Rupachico” Barrionuevo. Corro, (primero hincado izq.) “Minuta” Barrionuevo, “Nano” Risso, Reyes Moreno y Salas.

Justamente sobre esa pensión, Salas también tiene otro recuerdo imborrable. “Una tarde, mientras estábamos en los vestuarios del club, nos dicen que había una visita para nosotros. Ingresa y era nada menos que Enrique Omar Sívori, que jugaba en la Juventus de Italia. Era figura internacional y vino unos días a la Argentina. Nos saludó a todos y luego preguntó por quienes estábamos en la pensión de Tita. Onega, Villagarcía y yo levantamos la mano. Nos llevó aparte y nos hizo un “regalo”. Luego nos trasladó en su auto a lo de Tita y cuando se encontraron se dieron un gran abrazo. El “Cabezón” también había pasado por allí en sus comienzos. Contó que volvió para buscar a su novia de jovencito, se casó y la llevó a Italia”.

Festejando un gol para Talleres en ocasión de un partido por la liga cordobesa en 1960, donde dejó grandes recuerdos y amigos.

Mientras estaba en Talleres, se mencionó que lo iban a transferir a otro club de Buenos Aires. Salas ya no quería volver y entonces apareció el reconocido dirigente “Turco” Dahabar. “Me preguntó cuáles eran mis condiciones para jugar en Vélez Sarsfield y le contesté que me conformaba con un trabajo permanente”. De esta manera ingresó a Vialidad Provincial y lució nuevamente los colores de Vélez Sarsfield y San Lorenzo de Alem en la liga local. Posteriormente, tras su retiro de la Primera división, se dio el gusto por un corto tiempo de jugar en la Liga de Veteranos de Catamarca. Pero su sello, su calidad deportiva y sus cualidades humanas siguen intactas pese al paso del tiempo.

En una pose típica como para la recordada revista El Gráfico, junto a una notable figura y estrella de Talleres en los 60, Miguel Ángel Romero.

Redacción y Producción: Andrés Rafael Bruno.

Ficha Personal

Nombres y Apellido: Ramón Alberto Salas.

Apodos: “Beto”, “Recreito”.

Fecha de Nacimiento: 15 de febrero de1939.

Lugar: Recreo (departamento La Paz).

Padres: José Raúl Salas y María Antonia Perea.

Esposa: Elvira Barros de Salas.

Hijos: María Valeria, Alberto Ignacio y Raúl Gabriel.

Nietos: Alberto, María Victoria, Manuel Santino, Elena, Isabela y Felipe.

Trabajo: Vialidad Provincial (jubilado).

Hincha de: Vélez y San Lorenzo en el orden local y, por supuesto, River Plate a nivel nacional.

Ídolos deportivos: Amadeo Carrizo, Ermindo Onega y Daniel Wllington, entre varios.

Destacados locales: Oscar “Taco”  Gaitán, Julio César “Ratón” Nieto Fernando Risso, entre otros.

Comida preferida: Asado.
 

Comentarios

Otras Noticias