Eduardo “Dardín” Foressi, el defensor que se lució en Argentina y Colombia

martes, 28 de mayo de 2024 01:00
martes, 28 de mayo de 2024 01:00

Como otras grandes figuras del fútbol local, que llegaron a primera división a corta edad y sin haber pasado por las divisiones inferiores, así es la historia de Eduardo David Foressi, “Dardín” para los rosarinos y para los catamarqueños. Un defensor central que brilló en clubes locales (Tesorieri y Sarmiento, por ejemplo), de Santa Fe (Rosario Central), de San Juan, de Buenos Aires, de Córdoba, de Tucumán y hasta de Colombia.

Aunque se tuvo que retirar muy joven, con apenas 28 años, por lesión en una rodilla, dejó una notable imagen por todos los equipos que pasó. Además fue protagonista de anécdotas y hechos realmente increíbles.

Debut a escondidas

Foressi cuenta que, como su padre (Aniano Foressi, ex concejal del PJ) era presidente de Red Star BBC, desde muy chico jugaba al básquetbol. Una vez no lo puso en el equipo y se enojó. Decidió no ir más al club y comenzó a asistir a Tesorieri para ver los entrenamientos.“Me sentaba solito en una piedra a ver las prácticas. A los 13 años me hicieron jugar y los entrenadores vieron que tenía un físico más desarrollado para la edad y dijeron: ‘Este está para Primera. Hay que ponerlo”.

Más vale que dije que sí, pero a escondidas de mi padre. “Era menor de edad y necesitaba su autorización”.

De esa manera recuerda que debutó en el primer equipo contra Parque Daza una tarde de abril. “Hacía un frío tremendo y no había nadie en la cancha”. Jugó en “Tesho” desde 1971 hasta 1974. En 1973 recibió el premio a la revelación del año por el Círculo de Periodistas Deportivos de Catamarca. En ese período pasó un corto tiempo por Sarmiento, hasta que en abril del 74 se fue a Rosario Central.

De mano de la suerte

“Un día apareció un rosarino-recuerda-que me había visto jugar. Me pidió que fuéramos a Rosario para probarme en Central. Un jueves a las 8 de la noche se aparece y me dice ‘vamos ya a Rosario en mi auto’. Yo, que era aguerrido, dije que sí. Agarré un bolsito, puse los botines, saludé a mi madre y salimos. Como a las 11 de la noche se rompe el auto en Deán Funes. Un mecánico lo entregó a las 7. Seguimos viaje y llegamos a Rosario a la una de la tarde a la casa de la madre del rosarino. No daba más de cansancio, pero me dice ‘Vamos al club’. No me  achiqué y fuimos al campo deportivo de Central a las 4. Había cientos de chicos y pensé ‘acá notengo chances’. Pero este rosarino era entrador, ganador. Se paró en la cancha y preguntó bien fuerte “¿Quién es el técnico acá?”. Apareció el “Indio” Solari padre y le preguntó que quería. “Traigo al mejor jugador de Catamarca”, contestó.

Por supuesto, Solari no le creyó y me mandó a la tribuna. A los cinco minutos me incluyó en el equipo. Fui a la defensa y vino una pelota alta que yo pensé la iba a dominar, pero la cancha estaba llena de pozos. La pelota rebotó mal y se elevó, el delantero cercano quiso ganarme y rápido de reflejos, la tomé en elaire y se la pasé por encima con un “sombrero”. Con eso quedé”.

Frente a Maradona

Foressi hizo cuatro años en las inferiores de Central, donde se consagró campeón en tercera, convirtiendo nada menos que 13 goles. El debut en primera, como zaguero central, llegó el 2 de julio de 1978, de la mano de Carlos Timoteo Griguol.

“Fue por el torneo Metropolitano frente a Argentinos Juniors, que tenía en sus filas a Diego Armando Maradona. Terminó 0 a 0 y el diario La Capital puso una foto suya en la nota del partido. Maradona, quién no tuvo una tarde muy brillante, venía golpeado por no haber quedado en la lista de la selección que se consagró Campeón del Mundo 1978. Esa tardeCentral formó con Zelada en el arco, Jorge González, Eduardo Foressi , Van Tuyne, Alberto García, Coullery , Manzi, Mancinelli, Bóveda, Trama y Félix Orte”.

A Buenos Aires

Tras tres temporadas en la primera de Central, en 1980 quedó libre. Preocupado por su futuro, un sábado golpea la puerta un empresario y le ofrece jugar en Deportivo Italiano. También como en una película, viajó a las 8 de la mañana a Buenos Aires. Llegó a la cancha a los 2 de la tarde y el empresario desapareció. Fue solito al vestuario de Italiano e hizo la gran “rosarina”.

“Le metí carácter y pregunté quién es el técnico. Saltó D´Accorso, que me miró con desconfianza, pero algunos jugadores ya me conocían. Me dijo que entraría en el segundo tiempo. La cancha estaba llena porque se jugaba el clásico contra Deportivo Español.

Otra vez la mano divina me iluminó. Ese día llegaba a todos los cruces, salía jugando y me mandaba al frente. El presidente del club me invitó a cenar para firmar el contrato. Ya sabía negociar, así que arreglé por una suma de dinero y un automóvil. Al otro día golpean a mi puerta. ¿Y quién aparece? El empresario que me llevó. Venía por su comisión”.

Trayectoria

Eduardo se lesionó en 1982 y estuvo un año sin jugar. Volvió a Rosario donde Solari lo puso en el club Renato Cesarini. En el medio, el gran “Pucho” Reinoso lo lleva a San Martin de Tucumán, donde apenas estuvo dos meses. Atravesaba una difícil situación personal, así que volvió con Solari. Luego firmó para Juventud Alianza de San Juan, que era dirigido por Gualberto Muggione y se consagró campeón de la Liga, ganó el Regional y clasificó al Torneo Nacional. Después vino su paso internacional cuando un empresario lo llevó a Deportes Quindío, en Armenia, Colombia, en 1985.

“Me había trasladado con mi mujer y mi hijo. Estaba preparándome para jugar cuando viene eltipo y me dice que me tenía que volver, que no tenía lugar. Me quería morir. Recurrí a la oración y recé antes del partido. Me tranquilicé y jugué uno de mis mejores partidos. El colombiano no se cansaba de alabarme y me quedé un año. También estaban de refuerzo Bacas, Jorge Taverna y Darío Campagna, quién luego falleció durante un terremoto”.

En 1986 regresó a la Argentina y pasó por Concepción de Tucumán y Sportivo Belgrano de San Francisco, Córdoba. Una lesión lo alejó de las canchas y regresó a Rosario donde tenía su familia. Se recibió de entrenador y además se compró un puesto de diarios y revistas para mantenerse.

En el 2000 volvió a Catamarca para quedarse definitivamente junto a su familia, su madre y sus hermanos. Acá se dio el gusto de jugar en la Liga de Veteranos en un paso breve.

Su gran anhelo

Foressi cuenta que siempre sueña que en Catamarca se trabaje en un proyecto a largo plazo para que un equipo llegue al fútbol grande. “Es necesario que el Gobierno apoye un trabajo con todos los clubes para sacar juveniles que luego trasciendan en un plantel competitivo.

Por supuesto que para eso los dirigentes deben hacer su aporte, igual que los sectores privados.
Pero se debe respetar y valorar el trabajo de entrenadores, preparadores físicos, médicos, nutricionistas, psicólogos, además de dotar de todos los elementos de trabajo. Que se vuelque un porcentaje que recibe la provincia por las explotaciones mineras. Este proyecto, creo que sería lo adecuado. En Catamarca tenemos un gran potencial”, concluyó “Dardín”.

Redacción y Producción: Rafael Andrés Bruno.


ALGO PERSONAL

Nombres y apellido: Eduardo David Foressi.
Apodo: “Dardín”
Fecha de nacimiento: 30 de agosto de 1957.
Lugar: Capital, Catamarca.
Padres: Juan Aniano Foressi y Blanca Sofía Vega.
Hermanos: Mirta Cristina, Juan Carlos y Omar René.
Pareja: Estela Marys Quipildor
Hijos: Tamara Florencia, Mariana Soledad, Exequiel, Nadia y David.
Nietos: Ninguno.
Trabajos: Tuvo 15 años un puesto de diarios en Rosario. Captador de valores juveniles.
Hincha: Tesorieri en el fútbol local y Rosario Central en el fútbol profesional.
Ídolo local: “Negro” Aguirre.
Ídolo nacional: Diego Maradona
Comida preferida: Locro.

Comentarios

Otras Noticias