Editorial

Cuiden a los niños

viernes, 08 de octubre de 2010 00:00
viernes, 08 de octubre de 2010 00:00

Todos los días, sin excepción, se producen en Catamarca accidentes de tránsito protagonizados por motociclistas. Todos los días, sin excepción, hay personas heridas, la mayoría de ellas jóvenes. Cada año, decenas de muertes ocurren por este motivo, y las estadísticas accidentológicas reflejan una situación que se agrava progresivamente sin que nada la detenga.
El último jueves, una señora fue atropellada mientras viajaba en moto. Sólo por milagro, el hecho no desencadenó una tragedia: la mujer viajaba con tres criaturas. Cuatro personas trasladándose en un vehículo fabricado para el desplazamiento individual.
Como la mujer manejaba, tenía ambas manos ocupadas, y en pleno movimiento, no tenía posibilidad real de asegurar y sostener a sus tres criaturas. En esas condiciones, que los cuatro llegaran sanos y salvos a destino era una cuestión de azar. Un mal movimiento, una falla mecánica, una mancha de aceite, cualquier inconveniente provocaría un desastre. Y la mujer chocó. Todos los niños sufrieron golpes, y una de las criaturas permanece internada por traumatismo de cráneo. Gracias a Dios, evoluciona bien.
Lo realmente increíble es que estos accidentes no ocurran más seguido, porque esta manera de trasladar niños es la habitual para miles de catamarqueños.
Es entendible que haya problemas económicos, que cueste viajar con varios niños, que un auto resulte inaccesible y todas las razones que se quieran exponer. Pero nada, absolutamente nada, justifica que se ponga en riesgo la vida de los chicos de esa manera.
No se puede llevar niños en moto. No lo deben permitir las autoridades de control, no lo deben permitir los padres. ¿Cuántas tragedias más tendrán que sufrirse para que alguien se ocupe con seriedad del tema?

Comentarios

Otras Noticias