Editorial

Piedad, por favor

viernes, 10 de diciembre de 2010 00:00
viernes, 10 de diciembre de 2010 00:00

La situación, no por reiterada, deja de ser inhumana. Miles de catamarqueños sufren por estas jornadas temperaturas superiores a los 40 grados centígrados sin servicios de agua potable ni energía eléctrica.
No se puede vivir así. No hay derecho a someter a familias enteras al martirio de pasar todo el día sin una gota de agua, sin un ventilador, sin una heladera que arranque.
Para una persona adulta y sana, el cuadro es agobiante. Pero para ancianos, bebés, niños y enfermos, es dramático.
Cuestiones elementales como la higiene personal, la limpieza de la casa, la propia hidratación se convierten en problemas, además de crear un panorama propicio para la proliferación de enfermedades.
Alcanza con leer las correctas recomendaciones que regularmente difunde el Ministerio de Salud para descubrir que, sin agua y sin luz, casi todas son imposibles de cuplir.
Existen a partir de esta crisis innumerables perjuicios económicos que todos conocemos, en particular los comerciantes. ¿Cómo mantener abierto un ciber o una sala de juegos de computadoras sin luz? ¿Cómo detener la putrefacción de la mercadería que ya se pagó al proveedor y no se podrá vender?
Mientras tanto, las facturas llegan con puntualidad inglesa cobrando a los usuarios un servicio que no tienen. Es cansador escuchar a las autoridades hablar sobre el tema. Como cada año, dirán que se está trabajando y que pronto se tendrá una solución definitiva. Pero la solución nunca llega, y los parloteos oficiales suenan a burla.
Olvídense si quieren de la cuestión política. Dejen también a un lado las quejas por las pérdidas económicas. Pero humanamente, por piedad, hagan algo.

Comentarios

Otras Noticias