EDITORIAL

Inflexibles

miércoles, 15 de diciembre de 2010 00:00
miércoles, 15 de diciembre de 2010 00:00

Por primera vez en muchos años, las autoridades adoptaron una postura firme ante los motociclistas que circulan sin casco.
Como era previsible, centenares de conductores se quedaron sin su vehículo apenas se implementaron los nuevos mecanismos de control.
La masividad de infractores no sorprende porque es habitual que miles de comprovincianos circulen sin protección alguna, conducta cuya consecuencia es también conocida, y tiene su más dramática expresión en la nómina de muertos y heridos que cada semana se refleja en las crónicas policiales.
Cada infractor tiene para los inspectores una explicación diferente para justificar la falta de casco protector. Y en la mayoría de los casos, cuando se les informa que no pueden seguir circulando, sobrevienen el enojo y las súplicas.
Muchas de las situaciones que se exponen son entendibles: la falta de mayores recursos económicos obliga a veces a utilizar la moto como medio de transporte, porque no hay posibilidad de trasladarse por otros medios.
Sin embargo, el rumbo que se tomó debe mantenerse, porque todos los perjuicios que pueda ocasionar la pérdida momentánea de la moto, son insignificantes ante los daños que ocasiona un accidente.
La decisión de impedir la circulación de motociclistas sin casco debe ser inflexible, y llegará el momento en que todos comprendan que si no llevan esa protección no pueden salir a la calle.
Mientras tanto, habrá más quejas y enojos, pero como solían decir las madres cuando negaban con razón un deseo de los hijos: “Es por tu bien”.

Comentarios

Otras Noticias