Editorial

Ministerio

jueves, 16 de diciembre de 2010 00:00
jueves, 16 de diciembre de 2010 00:00

El Gobierno nacional modificó a quince el número de ministerios que se distribuyen las tareas oficiales, al elevar en los últimos días el rango de un área antes integrada a la Justicia. Aunque con una repercusión relativamente escasa, en medio del drama desatado por la toma de tierras en Buenos Aires, se formalizó la creación del Ministerio de Seguridad, en cuyo frente se designó a una mujer, Nilda Garré, quien venía desempeñándose en Defensa.
Los sectores centrales de la acción gubernamental son ahora Interior, Relaciones Exteriores, Defensa, Economía, Industria, Agricultura, Turismo, Planificación Federal, Justicia y Derechos Humanos, Trabajo, Desarrollo Social, Salud, Educación, Seguridad y Ciencia y Tecnología.
Al justifciar el cambio, se indicó que “la experiencia acumulada demuestra la necesidad de continuar realizando políticas orientadas al desarrollo de aquellas áreas que tienen especial importancia con la calidad de vida de los ciudadanos y con el objeto de dar respuesta a las demandas sociales”.
El fin de esta flamante cartera es nada menos que “mantener la paz social y la tranquilidad pública como obligaciones indelegables del Estado”.
Lo primero que sostuvo Garré, a modo de declaración de principios, es que la represión “no es la solución” a los problemas de seguridad y que ante todo se iban a respetar los derechos humanos.
Lo segundo que destacó es que “el derecho a la seguridad es también un derecho de los habitantes”, y prometió actuar para garantizarlo.
Si el cambio es un mero enroque de piezas burocráticas, o marca el comienzo de una nueva etapa en la materia, es una respuesta que se tendrá a mediano plazo. Por el momento, la sensación es que hacía tiempo debía jerarquizarse el área, vinculada con una de las mayores preocupaciones de la población.

Comentarios

Otras Noticias