Editorial

Volver a dialogar

La falta de atención médica es tan urgente que no permite comprender de conflictos.
miércoles, 15 de septiembre de 2010 · 00:00

El plan de lucha de los trabajadores del sector Salud, que la semana pasada incluyó dos jornadas de protesta y ahora se extendió a tres días de paro, tiene un impacto muy fuerte en la comunidad.
Aún cuando se brinda atención en casos de urgencias, la persona que llega a una posta o un hospital para pedir ayuda a un médico y no es asistida, recibe un impacto para el cual ninguna explicación es suficiente.
Podrá entenderse como justo el reclamo de los trabajadores, puede incluso contemplarse la dificultad de las autoridades para reordenar gastos que complican las finanzas oficiales, pero la falta de atención médica es de naturaleza diferente, y tan urgente que no permite, en el momento en que se ingresa a un centro asistencial, comprender estos conflictos.
Los trabajadores de Salud habían avanzado en sus negociaciones con el Gobierno, y durante algunas semanas el diálogo parecía bien encaminado, a tal punto que el último día de agosto hasta se explicó que se hacía una protesta sólo para acompañar un reclamo nacional.
¿Qué ocurrió para que en dos semanas el panorama mutara a esta protesta que mostrará cinco días de paro en diez días hábiles?
Quizás unos y otros podrían intentar flexibilizar sus posturas, porque siempre habrá un nuevo punto de reclamo, y así como en otras oportunidades no se vislumbra un principio de acuerdo, aquí parece escasear el sentido común a la hora de racionalizar los problemas y acercar posiciones.

Comentarios

Otras Noticias