Columna Política

miércoles, 5 de diciembre de 2012 00:00
miércoles, 5 de diciembre de 2012 00:00

Cuando el exgobernador Brizuela del Moral, a escasos ocho días de dejar el gobierno, firmaba el decreto disponiendo la incorporación de más de 5.000 contratados -con disposiciones anteriores superaban los 8.000- a la planta permanente de la administración, la totalidad de los sectores de la sociedad se llamaron a silencio. Ninguna organización social, sindical o política realizó comentarios sobre una medida que, indefectiblemente, iba a terminar afectando a todos por igual. La idea del radicalismo de cubrir de espinas el camino a recorrer por el gobierno electo -Frente para la Victoria/Partido Justicialista-, perversamente, se ponía en marcha y hasta el día de hoy se hacen sentir reclamos que pueden ser justos, pero casi imposibles de satisfacer.

******

La gran mayoría de los sectores estatales piden mejoras salariales. Lo hacen los empleados que tienen adicionales y los que no tienen también. Los funcionarios, aunque sea en silencio, se quejan por tener uno de los sueldos más bajos del país. Ahora han salido los médicos residentes a reclamar que reciben sumas irrisorias por su trabajo y efectivamente es así. Todo este panorama, lindante con la miseria, hay que asociarlo a que Catamarca es una de las provincias con altísima desocupación, lo cual completa un cuadro de desolación e impotencia. Todo el dinero que se recibe por coparticipación, cuyos niveles -para peor- han disminuido con respecto a los años dorados del Frente Cívico, va a cubrir salarios, con lo cual no se pueden pedir milagros.

******

Estos “detalles” olvida de consignar El Ancasti cuando expresa sus solidaridades con la protesta de los médicos. Quién puede dudar que merecen mucho más, pero hay que poner todas las cartas sobre la mesa. No se puede obviar la irresponsabilidad mayúscula del gobierno anterior que, con sus medidas de último momento, dejó prácticamente sin movimientos a sus sucesores. A no ser que se pretenda el despido masivo de empleados con el consabido costo social que provocaría.

Comentarios

Otras Noticias