Columna política

jueves, 03 de enero de 2013 00:00
jueves, 03 de enero de 2013 00:00

Aunque sea tiempo de verano y no haya elecciones en marzo, en Andalgalá se respira política. Sea por la gestión municipal, movimientos de la oposición o el debate minero interminable. En ese marco, el intendente Alejandro Páez está en el centro de la escena y, en verdad, no le está resultando cómoda la gestión, especialmente después de algunos desplantes muy pocos ortodoxos que tuviere con la gobernadora, a quien no recibió en su visita a Andalgalá ni tampoco fue al lanzamiento del plan ganadero en el que su departamento estaba incluido. Este distanciamiento y los problemas económicos del municipio, que se agravaron por el pesado legado que dejó el senador Perea, determinaron un fin de año con caras tristes e incertidumbre.

******

El primer gran contratiempo que tuvo Páez fue la negativa del crédito de $700.000 que requería para equilibrar las finanzas municipales, pagar a proveedores y cancelar deudas por juicios perdidos. Cuando parecía que estaba aprobado, le comunicaron que se estudiaba prestarle una cifra menor -se habló de la mitad- y, finalmente, todo quedó en la nada. Si esperaba ayuda para el pago del aguinaldo, desde la Capital se le notificó que el nombramiento de 150 empleados no se compadecía con los planes de austeridad que se está exigiendo a todos por igual y, por lo tanto, no iba a haber tal ayuda. El argumento de echarle la culpa a Perea -es cierto que nombró cerca de 300 personas a días de su retiro- esta vez no alcanza. La comuna desborda de empleados.

******

Las represalias, si es que realmente existen como dice el intendente, no se justifican. Pero tampoco está bien que no respete cuestiones institucionales básicas. Desairar a la gobernadora fue un error grave. Páez puede sostener su prédica antiminera o proclamar diferencias con el gobierno central sin faltar a las reglas básicas de la convivencia política. Por allí debería remontar una gestión que, a su vez, tiene otras complicaciones dentro de las propias fronteras andalgalenses.
 

Comentarios

Otras Noticias