Firmeza

viernes, 04 de enero de 2013 00:00
viernes, 04 de enero de 2013 00:00

Hace un año, a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le extirpaban la glándula tiroides. Inicialmente se pensó que padecía cáncer, lo que luego se descartó. Según especialistas, los diagnósticos preoperatorios de cáncer tiroideo resultan extremadamente difíciles y consideran que es casi imposible determinar si las células que se han desarrollado en la glándula son benignas o malignas sin retirar por lo menos parte de la tiroides. Muchos médicos optan por extirpar toda la glándula, de manera preventiva. En el caso de la presidenta, hicieron falta análisis postoperatorios para verificar que las células en cuestión eran un adenoma y no un carcinoma.
"La Unidad Médica Presidencial tiene la satisfacción de comunicar que el equipo del Hospital Universitario Austral informó que el estudio histopatológico descartó la presencia de células cancerígenas en las glándulas tiroides, modificando así el diagnóstico inicial", anunció el 4 de enero de 2012 el secretario de comunicación pública de la presidencia, Alfredo Scoccimarro.
La "histología fue informada como adenomas foliculares, por lo que de acuerdo a este favorable diagnóstico el equipo médico consideró que el tratamiento aplicado es suficiente, no siendo necesario la administración de yodo radioactivo", añadió Scoccimaro.
La noticia de que no había células cancerosas provocó expresiones de alivio y alegría entre cientos de simpatizantes que habían realizado una vigilia desde días previos frente al hospital. Muchos portaban carteles con mensajes de aliento.
La posibilidad de que Cristina padeciera cáncer había preocupado a millones de argentinos que la habían reelegido en octubre de 2011 con el 54% de los votos.
Mientras todo esto sucedía, el país mantenía estabilidad institucional por la plena identidad política del vicepresidente con la primera mandataria nacional. Ella siguió con su licencia por razones de salud, confiando en que su segundo llevaría adelante las acciones delineadas por su gobierno.
Como los simulacros de sismo, el episodio sirvió para comprobar que el país está organizado para superar contingencias, con una firme estructura gubernamental.
 

Comentarios

Otras Noticias