Columna Política

domingo, 06 de enero de 2013 00:00
domingo, 06 de enero de 2013 00:00

Al descartarse la elección provincial en marzo, automáticamente, quedó abierta la posibilidad que haya internas para los cargos electivos en los diferentes partidos. El argumento que solían exhibir radicales o peronistas, por ejemplo, de que los tiempos no permitían cerrar los plazos legales ha desaparecido y ambas conducciones podrían convocar en el primer semestre del año. Claro que son decisiones políticas muy fuertes que serán objeto de debate y hasta de enfrentamientos, especialmente en la oposición, donde se impuso durante 25 años el armado de las listas por consenso, un método que es fácil de aplicar teniendo el gobierno, pero no desde el llano. En este sentido, ahora la ventaja la tiene el peronismo, que podría contener a quienes se sientan desplazados con cargos en dependencias públicas.
******

Los radicales planificaron su estrategia electoral para marzo. Hasta tejieron alianzas a nivel nacional (con Mauricio Macri, por ejemplo) para enfrentar la contienda y habían conseguido acallar las voces de internas puertas adentro del Partido. Los eventuales contrincantes hasta mostraban una especie de resignación con el tema, lo que quedó demostrado en la última Convención de 2012. Ahora las cosas pueden ser diferentes, como que hasta el propio presidente del Comité Provincia, Amado David Quintar -apenas supo que las provinciales iban a octubre- deslizó que estaban dadas las condiciones para dirimir los cargos a través del voto de los afiliados.

******

El dilema está instalado entre los jefes partidarios, Castillo y Brizuela del Moral. Haya o no haya tiempo, en todo momento se han mostrado renuentes a dar internas. De hecho han modificado la Carta Orgánica para colocar exigencias que hagan imposible que las minorías puedan armar listas en 11 de los 16 departamentos. Pero también es cierto que otorgar las candidaturas “a los mismos de siempre” (lo que indefectiblemente parece que va a ocurrir) no va a caer bien entre la dirigencia y los afiliados en general.

Comentarios

Otras Noticias