Apuntes del Secretario

lunes, 07 de enero de 2013 00:00
lunes, 07 de enero de 2013 00:00

Bajo los mejores auspicios, por tercera vez en la historia, Catamarca se apresta a recibir al Rally Dakar 2013, la mítica competencia automovilística que también está relacionada a la política. En tiempos del Frente Cívico se promocionó a la carrera como un aporte gigantesco al turismo y a la posibilidad de mostrar a la provincia, a través de la televisión, a millones de personas de todo el Planeta. Ocurrió cuando solamente estaba contemplado el pasaje de los sofisticados bólidos de cuatro o dos ruedas por el imperio fiambalense, que podía ofrecer sus famosas termas y de paso exhibir la imponencia del Paso de San Francisco, quizá el mejor de todos los que existen a lo largo de la Cordillera de Los Andes y nos comunican con la República de Chile. El nuevo gobierno local, después de la experiencia de enero de 2012, impuso algunas exigencias que fueron atendidas por la organización y en esta edición 2013 Catamarca multiplica por tres o cuatro su incidencia dentro de la carrera que se inició el sábado pasado en Lima (Perú) y se va acercando a territorio argentino. Durante el fin de semana, todos los diarios de Argentina y del mundo entero estarán dando cuenta que el impresionante “circo” del Dakar está presente en la ciudad de Santa María y en poblaciones del norte de Belén. Se descarta que será una fiesta total, lo mismo que al día siguiente cuando la competencia surque caminos de Tucumán para ingresar al Este catamarqueño (Los Altos, Alijilán, Ancasti, Recreo, etc). Finalmente y, desde La Rioja, será la entrada al Oeste y, rumbo a Chile, el paso obligado por Tinogasta, Fiambalá y San Francisco. Conforme lo han dicho las autoridades, la provincia ha ultimado hasta los últimos detalles para que este Dakar 2013 sea el mejor de todos y Catamarca brille con luz propia hacia los cinco continentes.
******
El radicalismo lugareño busca desesperadamente su recuperación después de haber perdido la conducción provincial y varias intendencias consideradas importantes, como Valle Viejo, Belén, Tinogasta, Icaño o la estratégica Capital. Mientras el castillismo y el brizuelismo reacomodan las cargas pensando en la contienda electoral de octubre, existen algunos casos donde el comportamiento de la dirigencia es, por lo menos, curioso. Uno de ellos es Andalgalá, donde el dilema de “minería si, minería no”, ha determinado que la divisa “rojiblanca” tenga dos bandos perfectamente definidos. Están los radicales, principalmente empleados públicos y sectores de la juventud, que apoyaron a que Alejandro Páez llegara a la intendencia y el tradicional sector conformado por el tridente celeste-rojo-renovador, en el que militan comerciantes y proveedores de servicios, los que entienden que la minería es factor económico fundamental para el desarrollo del departamento y la provincia en general, lo que por otra parte fue prédica de campaña del ex mandatario Eduardo Brizuela del Moral cuando buscaba la tercera gobernación. La cuestión es que esta disputa y la virtual proscripción de Páez como candidato a presidente del comité provincial de la UCR dejó a los “históricos” con el ciento por ciento de los cargos partidarios y la totalidad de los convencionales que representan a Andalgalá. Conseguir acuerdos, a esta altura de la compulsa, supera la interna partidaria e involucra, en función de recomponer el tejido social, a la sociedad toda. Tarea difícil si la hay.

******
Es tan grande el barullo radical en Andalgalá que las concejalas Alcira Moreno (renovadora) y Leila Fuentes (celeste), en contra de la conducción provincial, apoyan ciegamente a la gestión del intendente y, junto al presidente del Concejo Deliberante (el celeste José Luis Cativa), conforman el bloque oficialista. Los radicales no mineros, por su parte, están más cerca de aliarse con el sector ambientalista que, como se anunció en estos Apuntes del Secretario, ya inscribió en la Justicia de Catamarca al partido departamental “Juan Chelemín”. Estas circunstancias tan particulares que se relacionan con la polémica minera, hacen pensar que los sectores en pugna concurrirán por separado a las elecciones de octubre, en las que se deben renovar las bancas que hoy ocupan la nombrada Alcira Moreno (UCR), Martín Garay (PJ) y Ramón Ocampo (PJ). A tanto llega la situación que, por sus coincidencias a favor de la minería, no se descarta que el radicalismo convencional pueda llegar a conformar un frente con el propio PJ.
******
El agua, por la falta de lluvias casi récord y por la carencia de obras de infraestructura, es problema en la provincia. También en la “Perla del Oeste”. Pero lo llamativo del caso es que durante una semana faltó en los grifos el agua potable que corría por las calles de la ciudad. Por cierto, el humor de mil demonios de la gente chocó con la indiferencia de Flavio Vergara, el jefe de la delegación local de Agua Potable y Saneamiento, motivo por el cual gente de la municipalidad tuvo que enfrentar el problema y hasta comprar un codo para solucionarlo. También la gestión de Páez, otra vez, tuvo que poner la arena para la planta potabilizadora de Chaquiago y frenar un corte de ruta, en señal de protesta, de la gente. Esto hechos hacen pensar que el responsable de la delegación del agua, que asumió durante la gestión Corpacci, tendría los días contados en el cargo. Los peronistas analizan su reemplazo y comentaron que la indiferencia nació de un capricho: Vergara pidió una camioneta para su trabajo y desde la provincia no se la enviaron. La situación puede ser comprensible, pero de ahí a abandonar virtualmente el trabajo hay diferencia.
******
Siguiendo los hechos políticos por los caminos del interior, nos detenemos ahora en Antofagasta de la Sierra. La capital de la puna catamarqueña tiene la menor cantidad de electores de la provincia pero, no obstante eso, la próxima elección es considerada fundamental para el futuro de la Cámara de Senadores. Es que la estrecha mayoría del radicalismo sobre el Frente para la Victoria -9 a 7- convierte al representante antofagasteño en figura fundamental. Hoy es Luis Eduardo Rodríguez quien tiene una campaña pública de largo alcance. Fue electo intendente en 1995 y 1999, a partir de lo cual resultó senador en 2001, 2005 y 2009, con lo cual va a totalizar 18 años seguidos en la cúspide del poder, pero hay que respetarlo porque lo hizo a través de la decisión popular. ¿Pretenderá en octubre un cuarto período como senador para totalizar 22 años de mandato? Por lo que sabemos, al hombre no lo amedrenta ninguna cuestión ética relacionada a su larga permanencia en los cargos y, por lo tanto, se anotaría como candidato a la reelección como senador o dejaría en ese puesto a otra persona y el intentaría volver a la intendencia. “Una y dos me valga” dice Rodríguez que, como es público y notorio, tiene un enfrentamiento “a sangre” con el intendente Carlos Fabián, el peronista al que supo derrotar en la elección de 2001. Estos hechos convierten a la elección puneña en una de las más atractivas a librarse el 27 de octubre. Mucho más si consideramos que 50 ó 100 votos lo pueden definir todo. Fabián tiene asegurado, a pesar de una pueblada muy reciente, el cargo de intendente hasta 2015, pero a Rodríguez “se le puede terminar el dulce” este mismo 2013.
******
RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Como lo hacemos los días martes, jueves y domingo, cerramos los “Apuntes del Secretario” con recuerdos que, en realidad, pertenecen a lo que fue el siglo pasado, pero aun tienen incidencia en el presente político. Por el año 1988, cuando todavía no se realizaban los envíos de coparticipación que se hoy se ejecutan automáticamente, en muchas ocasiones había problemas para el pago de los sueldos a los empleados públicos. Los ministro de Economía debían viajar bastante seguido a la Capital Federal a conseguir dinero para salarios y, por si fuera poco, debían mantener la cantidad de empleados públicos. Si su número crecía, la provincia debía hacerse cargo, aparte que en aquel entonces había que pagarle a los jubilados, tarea que estaba a cargo del Instituto Provincial de Previsión Social (IPPS), el organismo que el castillismo le entregó a Domingo Cavallo en la década del 90 y que originó innumerables problemas a quienes debían jubilarse. Pero volvamos a los pagos. En enero de 1988, inclusive gobernando don Vicente Saadi, de gran predicamento en la esfera nacional, existieron inconvenientes para abonar los sueldos de diciembre y el aguinaldo, a pesar que había menos de la mitad de empleados que en 2013.
******
El 8 de enero del 88, se inaugura el complejo deportivo “Quintana”, sobre el kilómetro 4, a la altura de El Calvario, en el camino a El Rodeo (Ambato). Se trató de un hecho trascendental que llevaron a cabo las autoridades del Colegio “Padre Ramón de la Quintana”.

Comentarios

Otras Noticias