Apuntes del secretario

domingo, 1 de diciembre de 2013 00:00
domingo, 1 de diciembre de 2013 00:00

Más material para la Convención del radicalismo que sesionará el 21 del corriente. El pasado jueves fracasó la jugarreta que el bloque mayoritario del Senado, en su última actuación conjunta, pretendía llevar a cabo con la aprobación -a su gusto y paladar- de la meneada Ley de Seguridad. Los muchachos, varios de los cuales dejan la banca en pocos días más -Yayo Agüero, Luis Eduardo Rodríguez, Miguel Ángel Arévalo, Ricardo Boggio, Víctor Luna-, en momento alguno pensaron en atacar la inseguridad con la cual, aviesamente, han venido haciendo política. Buscaban, por el contrario, aprobar una norma para que los ciudadanos tengan más problemas y ellos, con un egoísmo malsano, poder capturar los réditos de la anarquía, los robos o los crímenes. Fea y peligrosa forma de obrar desde el Estado, un rasgo de conducta que se había puesto de manifiesto dos semanas atrás cuando, con los mismos propósitos destructivos, aprobaron un aumento a los docentes -cercano al 200%- imposible de pagar. En esta oportunidad, el disparo no dio en el blanco únicamente porque el senador Luis Eduardo Rodríguez (Antofagasta) faltó a la cita y no permitió la formación del quórum. Como se trata de uno de los desplazados por el gran jefe Oscar Castillo, es posible que ya figure entre los posibles de ser expulsados por inconducta partidaria. ¿Cómo justificarán la supuesta deslealtad si el hombre impidió que se concretara un atropello democrático?
******
Se viene una semana decisiva en materia de negociaciones políticas. Las principales se darán en el ámbito de la Cámara de Diputados, donde ni radicales ni peronistas tienen mayoría propia y, por lo tanto, la designación de las autoridades es un gran interrogante. Las conversaciones se desarrollarán a ritmo febril entre el oficialismo y la oposición, a sabiendas que detrás o delante de ellos está el barrionuevismo que, con cuatro diputados (Eduardo Pastoriza, Stella Maris Buenader de Walther, Marcelo Rivera y Laura Arrieta), puede convertirse en cuña decisiva, no solamente para la elección de autoridades, sino para el tratamientos de todos y cada uno de los proyectos que lleguen desde el Poder Ejecutivo. Hablar de nombres, a ocho días de la preparatoria, es tarea de mucho riesgo. Hasta el menos visible de los diputados puede terminar subiéndose a la presidencia -hoy la ejerce provisoriamente Jorge Moreno, en su calidad de presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales- y, de lo que estamos seguros, es que en esta gran partida estará focalizada toda la atención política.
******
El apellido Sánchez, al menos en la ciudad de Santa María, está íntimamente asociado a la política. De la lectura de los electos de toda la provincia, que fueron proclamados como tales por la Justicia provincial el pasado jueves, surge nítidamente esta curiosidad. Veamos. En la elección del 27 de octubre resultaron electos concejales Pablo Rubén Sánchez (completa en días más el mandato de diputado provincial con el cual, en el último año, fue jefe del bloque radical) e Ivanna Estela Sánchez Vázquez, ambos del Frente Cívico, más Evangelina Ester Sánchez, reelecta por el Frente para la Victoria. A los tres, que se aprestan a jurar, debe sumarse otro Sánchez, Juan Pablo, que termina el mandato en diciembre de 2015 en representación del Frente para la Victoria. Esta particular situación lleva a concluir que durante el período 2013-2015, sobre siete concejales santamarianos, cuatro serán del mismo apellido. “Los Sánchez”, si de apellidos precisamente se trata, tendrán mayoría y quórum propias. Más allá del comentario y ya en el marco estrictamente político, hay que decir que el peronista Jorge Andersch perdió la mayoría y en los próximos dos años deberá lidiar con el Concejo Deliberante en contra.
******
Varios hechos políticos concretos han quedado sellados en el interior. Además de la caída oficialista en los valles calchaquíes, Alejandro Páez mantendrá el acompañamiento de los concejales en Andalgalá y lo mismo, a duras penas, ocurre con Elpidio Guaraz en Santa Rosa. Quienes lograron victorias muy importantes y recuperan el control legislativo son “los Ávila”: “Nolo” en Belén y “El Grillo” en Tinogasta. Este último, además, podría tener línea directa con el jefe de gabinete de la Nación, su amigo “Coqui” Capitanich. En lo que hace a las intendencias radicales, hay dos hechos salientes para destacar: Orlando Savio resignó el control del CD en Paclín y Humberto Valdez no sólo mantiene abrumadora mayoría (6-1) entre los ediles de Fray Mamerto, sino que se consolidó como uno de los políticos que podría llegar a discutir la candidatura a gobernador en 2015. Lo avalan, claramente, sus números electorales, sólo comparables con los de Coco Quintar entre los intendentes.

******
La Asamblea de Vecinos Autoconvocados contra la Megaminería Destructiva, con sede en la ciudad de Andalgalá, hizo circular por las redes sociales y los medios de prensa un duro comunicado referido a la eventual puesta en marcha del proyecto Agua Rica. Indica que en 2014 se ponen en marcha los trabajos de construcción de la mina y que, en 2018, comenzará a explotarse bajo la tutela de la empresa propietaria de la Alumbrera. Además, fustiga la decisión de Lucía Corpacci y, en igual medida, lanza dardos envenenados contra el exgobernador Brizuela del Moral, a quien señalan como el hombre que “impulsó la megaminería y se sentó a esperar el cobro de la renta minera, al igual que los Castillo antes”. Tampoco se salva de la crítica el juez Raúl Cerda, por impulsar proyectos a cielo abierto, y la prensa en general. También les toca su parte a intendentes, legisladores, empresarios, geólogos, ingenieros en minas, la secretaría de Minería y las universidades. Aparte de prometer batalla “hasta las últimas consecuencias”, por la extendida acusación de complicidad, nos parece que la Asamblea se coloca en la posición de “sola contra el mundo”.

******
Los autoconvocados andalgalenses, que son menos de los que existían tres o cuatro años atrás, tienen todo el derecho de expresar sus opiniones y temores por la eventual contaminación del ambiente o del acuífero “El Arenal”, pero también deberían considerar las opiniones ajenas y los controles que monitorea el gobierno en tema tan delicado. Por otra parte, llama la atención la falta de referencias a la actuación de Alejandro Páez, el intendente que asumió en 2011 y que, en homenaje a la verdad, no observa coherencia con respecto a la posición antiminera. Por ejemplo, gasta a raudales las regalías que nacen de la explotación de Alumbrera, o hace pactos políticos con quienes, como Brizuela del Moral u Oscar Castillo, son repudiados por los grupos antimineros de la “Perla”. ¿Se puede tener un discurso de intransigencia por un lado y, por el otro, tolerar sin problemas la actuación contradictoria de un jefe comunal que se dice antiminero?

******
RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Como lo hacemos habitualmente, terminamos este secretario dominical con el repaso de hechos del pasado.
La fecha 1 de diciembre resulta muy grata para los radicales de Catamarca. Un día como hoy, pero hace exactamente 22 años, el partido -bajo el nombre debutante de Frente Cívico y Social- conquistaba el gobierno de Catamarca al batir al Movimiento de Afirmación Popular (MAP) y al Frente de la Esperanza, que vertebraba el Partido Justicialista local. La fórmula Arnoldo Castillo-Simón Hernández (FCyS) logró en aquella jornada 62.197 votos contra 47.808 de la de Ramón Saadi-Oscar Garbe (MAP) y 17.364 de la de Francisco Sotomayor-Pedro Rodolfo Casas (Frente de la Esperanza-PJ). De esta forma, el “viejo Arnoldo” volvía a la Casa de Gobierno en la que, como gobernador de facto, había permanecido hasta el 10 de diciembre de 1983, cuando, al restaurarse la democracia, le cruzó la banda gubernamental a Ramón Saadi. Este último, que en aquel 1 de diciembre perdió la gobernación pero ganó la diputación nacional, hizo una gran elección. Desde el llano consiguió más votos que el Partido Justicialista oficial (lo manejaba el interventor, Luis Prol) y, entre ambos, superaron el haber castillista. Además, logró la mayoría en la cámara de Senadores (9 a 7), empero no la pudo ejercer porque el nuevo gobierno hizo asumir a 8 de los 9 suplentes electos. En síntesis: los correligionarios tienen hoy un buen motivo para festejar momentos épicos -recordemos las marchas del silencio- y de satisfacción.

Comentarios

Otras Noticias