Autocrítica

domingo, 1 de diciembre de 2013 00:00
domingo, 1 de diciembre de 2013 00:00

El fiscal federal de Tucumán, Antonio Gustavo Gómez, acaba de realizar una dura autocrítica sobre las responsabilidades de la Justicia en el avance imparable del narcotráfico. Ha dicho el jefe de los fiscales del NOA que el Poder para el cual trabaja ha contribuido en la expansión de la droga y que es “lógico” que quienes se dedican a la venta de estupefacientes se asienten en esta parte del país, ya que es una de las regiones en donde “pueden sentirse más seguros”.
Las declaraciones de Gómez deben ser contextualizadas en la reciente captura de Claudio “El Gallo” Andrada -uno de los narcos más peligrosos de la Argentina- en Frías, considerada “zona caliente” de la actividad, lugar en el que desarrollaba sus actividades, en apariencia, sin ningún tipo de contratiempos.
Entre los muchos cuestionamientos, el funcionario judicial aseguró que casi no hay procedimientos por investigaciones propias y que “menos del 5% de las causas penales que ingresan a un juzgado federal del Norte terminan con una sentencia de condena”. Puso por ejemplo al tribunal oral de Catamarca que, a pesar de tener un gasto cercano al millón de pesos mensuales, “a lo sumo hace un juicio oral y público en la materia”.
El fiscal recordó que esta problemática data de largo tiempo y, aunque se perdieron años de acciones, celebró que el tema se haya instalado en la agenda de “la política, de la prensa y de la propia iglesia”.
Ahora, consideró, es el tiempo de las estrategias consensuadas que ayuden a una lucha eficaz y que el combate del narcotráfico no sea una mera declamación. Porque, como se vio en Rosario o Córdoba, una vez que la droga se asienta, corrompe todo y se vuelve madre de infinitos males.

Comentarios

Otras Noticias