Apuntes del secretario

martes, 10 de diciembre de 2013 00:00
martes, 10 de diciembre de 2013 00:00

Era una de las posibilidades que, entre muchas variantes, existía. Que Jorge Moreno, como lo dijera este secretario en la edición del 3 de noviembre pasado, podía permanecer con el cargo de presidente de la Cámara de Diputados -hasta mayo de 2014- si después de tomarle juramento a los legisladores surgidos de la elección del 27 de octubre el cuerpo se quedaba sin quórum. Fue exactamente eso lo que ocurrió en la sesión preparatoria, la cual, como era de suponer, dio lugar a un sinnúmero de comentarios. Algunos de ellos señalan eventuales rupturas dentro del elenco gubernamental, aunque por otro lado se habla de una recomposición política más ajustada a la realidad de estos días.

******

El diputado Jorge Moreno, en su calidad de presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, mientras no haya autoridades legalmente votadas por el cuerpo, lo es también de la Cámara. Así fue como le tocó conducir la “preparatoria”, en la que se iba a tomar el juramento a los electos e inmediatamente se procedía a la nominación de presidente y vicepresidente. Cumplimentado el primer objetivo, Moreno llamó a un cuarto intermedio, el cual sirvió para que sus compañeros de la Renovación -Nicolás Verón, Jorge Lagoria, Fernando Jalil y Selva Segura- y el bloque completo del Frente Cívico y Social dejaran el recinto sin quórum. Cuando volvió, únicamente estaban sentados en sus bancas el corpaccismo, el merismo y el barrionuevismo. La jugada lo favoreció claramente: por su cargo en Asuntos Constitucionales, seguirá al frente de la Cámara, por lo menos, en los próximos cinco meses.

******

¿Se habrá producido ayer la ruptura final de la Renovación con la conducción kirchnerista de la provincia? Pregunta difícil de responder, pero queda claro que la orden de Casa de Gobierno no era que Moreno permaneciera en la conducción de la Cámara. El candidato que se había consensuado era Roberto Perrota, el actual jefe de bloque que, si bien está alineado con el vicegobernador Mera, mantiene buena sintonía con el corpaccismo. De todas maneras, hay que decir que la Renovación avisó -a través de Fernando Jalil- que únicamente iba a votar a Jorge Moreno y, si bien no pudo hacerlo, al menos consiguió prolongar su mandato. Para el gobierno quedó una única satisfacción: que los radicales no se hicieran dueños de la Cámara Baja. En más, se tomó debida nota de lo que consideran la segunda “agachada” renovadora. La primera fue la semana pasada cuando, también en alianza con el FCS, no dieron quórum para el tratamiento del presupuesto 2014.

******

Negociador de larga experiencia y conocedor profundo de la dirigencia peronista, José Luis Barrionuevo terminó cerrando filas con el gobierno, con el cual mantiene diferencias políticas pero no ideológicas. Sus cuatro diputados (Eduardo Pastoriza, Stella Maris Buenader de Walther, Marcelo Rivera y Laura Arrieta) estaban dispuestos a votar a Perrota y a Marcelo Rivera como vicepresidente. De hecho, ocuparon sus bancas y pusieron distancia con la Renovación, con la que supuestamente comparten simpatías por una posible candidatura presidencial de Sergio Massa en el 2015. ¿O fue esa misma situación la que ayer los separó? Especulaciones de lado, la verdad es que Barrionuevo estuvo negociando -con propios y extraños- durante el fin de semana mariano. Su hermana Liliana, flamante edil de la Capital, resultó elegida vicepresidente del Concejo Deliberante, para lo cual tuvo el apoyo de votos corpaccistas, lo que confirma que las distintas tribus peronistas se cuidaron muy bien de hacer acuerdos abiertos con el radicalismo, lo cual, seguramente, iba a afectar la piel demasiado sensible de las bases. También hay que decir que en el Concejo Deliberante el Frente Cívico, después de 22 años de absoluta hegemonía, se quedó con las manos vacías.

******

La famosa “Liga del Oeste”, una antigua herramienta política -bien peronista- que tratan de recuperar jefes comunales como Jorge Andersch (Santa María), Hugo Ávila (Tinogasta) o “Nolo” Ávila (Belén) tuvo, hace una semana atrás, una especie de freno en territorio andalgalense. Allí se produjo una reunión, a la que asistieron el jefe comunal santamariano y locales como Ciro Aguirre, Miguel Morales o “Vequi” Ávila Sotomayor. Después de largas conversaciones, en las que se consideró que no estaban presentes todos los intendentes de la zona o que Andalgalá se encontraba en una situación diferente por no tener un intendente peronista, no se avanzó en ningún acuerdo a futuro. Quienes faltaron a la cita fueron los kirchneristas considerados “puros” de la zona: el senador José Perea adujo tener un contratiempo de salud, mientras que Soledad Rodríguez y Adán González no se consideraron invitados. De fondo se dijo que “si no hay bendición de la gobernadora”, no hay posibilidades de acuerdo.

******

Debemos recordar que esta Liga del Oeste funcionó muy bien en otros tiempos, principalmente en la década del ‘70. De acuerdo con la densidad de población de todos los departamentos solía pedir algo así como un 40% de participación en la lista de diputados, algo que ni por cerca se consiguió en las últimas tres décadas, en las cuales a los porcentajes mayores se los llevaron los capitalinos. Hay que acotar, por último, que la dirigencia kirchnerista de Andalgalá está íntimamente asociada al gabinete de Lucía Corpacci, por lo que, lo reiteramos, no van a definir posiciones en organizaciones con objetivos poco claros. También se comentó que el mensaje “venimos a dar apoyo”, lanzado por los visitantes, sonó insincero. Es que, hoy por hoy, se conjeturó que Andalgalá tiene una prudente paz social y que cuando “las papas quemaban” nadie aparecía. En síntesis: sin declaraciones expresas, por lo pronto, Andalgalá le dijo “no” a la Liga del Oeste.

******

RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Como lo hacemos todos los martes, jueves y domingos, finalizamos los “Apuntes” del día de la fecha con el repaso de los hechos del pasado.
Hace 25 años, a raíz de la reforma constitucional y la escisión de un grupo de radicales de la orgánica partidaria (con ellos también se fueron dirigentes, afiliados y muchos militantes), el actual senador Oscar Castillo estaba en el centro de la escena. De esta forma, en diciembre de 1988, la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó su desafuero como legislador provincial por la alianza UCR-MPC. El pedido se había realizado desde la Justicia, donde otros seis diputados (Juan Carlos Barros, Antonio Curi, Julio Espeche, Pedro Murad, Gabino Herrera y Carlos Colla) lo habían denunciado, por calumnias e injurias, a raíz de declaraciones públicas por las que los acusó de haber cobrado sobornos para aprobar la necesidad de la reforma. Todo el bloque justicialista, más el diputado Miguel Ferradás, ya fallecido, votó por un desafuero que, finalmente, no se iba a concretar. Castillo no se amilanó y consideró la medida de sus pares como una “expulsión encubierta”, aclarando que no había recibido ninguna comunicación de la Justicia. Al mismo tiempo cargó contra los jueces, a quienes trató de “delincuentes”, por lo cual intervino la exfiscal Nora del Tránsito Barrionuevo al considerar que había ofendido a la Justicia. Tras muchas idas y venidas, el exgobernador Saadi -en acuerdo con el ministro alfonsinista Enrique “Coti” Nosiglia- ordenó a su tropa retroceder y salvar a Castillo. Este le “devolvió” el favor con su campaña por la intervención federal y, años después, con impedirle que pudiera jurar como senador nacional.

******

En los primeros días de diciembre del ‘88, la Sociedad Rural de Catamarca eligió nuevas autoridades y resultó presidente Francisco “Pilo” Sotomayor, un hombre de larga trayectoria en la institución y que llegó a ser candidato a gobernador, en el año 1991, por el Frente de la Esperanza (FENCa). Lo acompañaron en aquella gestión Cayo López, vicepresidente primero; Roque Acuña, vicepresidente segundo; Ricardo Eduardo Retamozo, secretario; Luis Enrique Bossio, tesorero; Ramón Robles, Osvaldo Miguel Pino Selegante, Juan Orlando Cisternas, Luis Antonio Basso, Néstor Eusebio Retamozo, Ángel Rizzardo, Luis Antonio Herr y Alicia Salas Walter de Monteros, vocales. La Junta Fiscalizadora se integró con Roberto Chehuen, Fidel Sáenz, Víctor Di Tella y Marcelo Ponferrada.

Comentarios

Otras Noticias