Que sea Nochebuena

lunes, 23 de diciembre de 2013 00:00
lunes, 23 de diciembre de 2013 00:00

Aún los no creyentes o cuantos profesan una fe que no es cristiana celebran la Navidad. Un reducido porcentaje de habitantes de nuestra provincia, el país, Latinoamérica y occidente en general, se mantiene al margen de esta celebración. El calendario marca un antes y un después a partir de la Natividad del Señor. Periódicos, cartas, cheques y tantos otros documentos aluden a esta cuenta en el mundo entero.
Si bien se mantiene el espíritu religioso que indica aquel acontecimiento de Dios hecho hombre, las celebraciones fueron mutando hacia lo comercial con la prevalencia de simbolismos que desplazaron la figura central del Niño Dios, cuyo nacimiento conmemoramos.
Esos símbolos están relacionados con ese gran acontecimiento, aunque muchos lo ignoren. En el caso de Papá Noel o Santa Claus (entre otros nombres), éste representa al recordado obispo de Bari, Nicolás, que por las noches del invierno boreal de Italia entraba al dormitorio de los niños de un orfanatorio a dejarles regalos en nombre del Niño Dios. Aquellos chicos, expectantes por aquella maravillosa visita, en medio de las sombras veían a un hombre con gorra de dormir que en puntas de pie entraba con una bolsa grande y dejaba los regalos a cada uno. Una conocida marca de gaseosas usó esa imagen para una publicidad que se impuso y transformó a aquel devoto obispo en un propulsor de compras de obsequios cada vez más suntuosos, según los bolsillos y la influencia de los diferentes anuncios.
No se sabe con certeza qué día nació Jesucristo, pero se eligió esta fecha para celebrarlo. Algunas teorías sostienen que en los años 200 se optó por el 25 de diciembre, en el que los romanos celebraran la fiesta del Sol invencible, para conmemorar este suceso.
Lo cierto es que la Nochebuena es propicia para el reencuentro y la paz, sea cual fuere la creencia de cada uno, y eso es lo que anhelamos para nuestros lectores.

Comentarios

Otras Noticias