Editorial

Adiós a dos grandes

viernes, 27 de diciembre de 2013 00:00
viernes, 27 de diciembre de 2013 00:00

No es posible que hayan partido esta semana y sólo les dediquemos uno que otro espacio en las noticias. No es posible porque fueron tan grandes, tan extraordinarios, tan fecundos, que sus fallecimientos provocaron estremecimiento, y el duelo fue expresado no sólo en los velatorios, sino en cada reunión familiar o de amigos, en llamadas telefónicas, mensajes de texto y por supuesto, en las redes sociales.
El último adiós a José Horacio Monayar y a Luis Varela Dalla Lasta se hizo sentir con fuerza.
Entre tantas personas que en Facebook manifestaron sus condolencias por el fallecimiento de Monayar, podemos citar al escritor y docente Jorge Paolantonio que escribió: “Ha muerto el hombre bueno y sabio, un Moliere de la ironía y su visión del mundo regional. Varias generaciones se ‘contagiaron’ de su infatigable pasión por el teatro. Sembró y cosechó mucho cariño y reconocimiento. Su luz seguirá brillando”. El actor Miguel Rodríguez, indicó: “Ayer me decían ‘se ha muerto el Negro, se ha muerto Horacio, se ha muerto el Profe’, y mi corazón desorientado se puso a correr por los camarines, en las butacas, en los arlequines, buscándolo, y mi alma desolada agarraba el telón para que no se cierre sobre la parte más feliz de mi vida” y un sinfín de expresiones más.
Con relación al Lic. Varela Dalla Lasta, Lucrecia Molas Vera escribió una columna para El Esquiú.com en la que, entre otros conceptos, decía: “Con sus clases magistrales en el Colegio Nacional, en la Escuela Normal o en el Instituto del Profesorado y luego en la Universidad, supo transmitir los valores más genuinos de la democracia. Su cátedra fue escuela de vida para las generaciones de docentes que pasaron por sus aulas” y Marcelo Gershani Oviedo, también profesor de Historia, afirmó: “¡Siento mucha tristeza! Lo recordaré siempre como un Caballero y un Señor”.
Seguramente, han recibido una gran bienvenida en el Paraíso, porque pasaron haciendo el Bien y fueron inmensamente amados.

Comentarios

Otras Noticias