Doctrina vigente

sábado, 28 de diciembre de 2013 00:00
sábado, 28 de diciembre de 2013 00:00

A fines de 1902, las costas de Venezuela fueron bombardeadas por unidades navales de Gran Bretaña y Alemania, a las que se agregaron las de Italia. El objetivo de esta intervención conjunta fue exigir el cobro de las deudas pendientes del gobierno venezolano con particulares europeos.
Debido al apoyo norteamericano hacia los agresores europeos, el entonces presidente venezolano Cipriano Castro optó por aceptar las condiciones, pagando algunas deudas de inmediato y otras a través de comisiones.
En esas circunstancias, el que era ministro de Relaciones Exteriores de nuestro país Luis María Drago, el 29 de diciembre de ese año protestó ante el gobierno norteamericano. A este planteo se lo conoce como la Doctrina Drago, que sostenía que “la deuda pública no puede dar lugar a la intervención armada, ni menos a la ocupación material del suelo de las naciones americanas por una potencia europea. El cobro militar de los empréstitos supone la ocupación territorial para hacerlo efectivo y la ocupación territorial significa la supresión o subordinación de los gobiernos locales en los países a que se extiende. Tal situación aparece contrariando visiblemente los principios muchas veces proclamados por las naciones de América y muy particularmente la Doctrina de Monroe, con tanto celo sostenida y defendida en todo tiempo por los Estados Unidos, doctrina a que la República Argentina ha adherido antes de ahora”.
El presidente norteamericano Roosevelt había declarado en 1901 que por la doctrina Monroe admitía acciones contra Estados que incumplían, con tal que “esa represión no asuma la forma de adquisición de territorio por ningún poder no americano”.
Pese a su propia doctrina y a los tratados internacionales, el país del norte nunca respetó a los países latinoamericanos ni de otras regiones.
A 101 años de la Doctrina Drago, reivindicamos que todos los Estados, cualquiera sea la fuerza de que dispongan, son entidades de Derecho, iguales entre sí, que se deben las mismas consideraciones y respeto.
 

Comentarios

Otras Noticias