Apuntes del Secretario

miércoles, 06 de febrero de 2013 00:00
miércoles, 06 de febrero de 2013 00:00

La Unión Cívica Radical ha reiniciado esta semana sus actividades partidarias, conforme lo anuncian los distintos medios de prensa. La reunión del martes pasado, en la sede de calle Chacabuco, sirvió para analizar la marcha del gobierno, haciendo hincapié en temas que serían las bases de la campaña opositora: inseguridad, educación y salud. Más allá de eso, ya no hay margen para disimularlo, lo que realmente interesa es la preparación de la Convención provincial, el órgano deliberativo que va a determinar las cuestiones fundamentales de cara a las elecciones del 27 de octubre. Como la Carta Orgánica indica taxativamente que para nominar los candidatos se impone realizar elecciones internas, los convencionales deben resolver si le ponen fecha a esos comicios o directamente los suspenden y habilitan la conformación de las listas a través del consenso. Hasta diciembre último no había dudas del camino a seguir: los convencionales de Castillo y Brizuela del Moral, que conforman mayoría, no estaban dispuestos a dar internas. Con la decisión de la gobernadora de traspasar los comicios provinciales a la misma fecha de los nacionales, y dejar libre el turno de marzo, las cosas cambiaron. Hoy nadie niega la posibilidad que haya internas, porque hay tiempo para hacerlas y porque sería una buena manera de descomprimir los enojos que puede generar una nominación por consenso. Aparte, hasta el mismo “Coco” Quintar (presidente del comité provincial) estuvo confesándose “un enamorado de las internas”.

******
De llegarse a la instancia de dirimir las candidaturas por el voto de los afiliados sería un hecho histórico dentro de la UCR. La última vez que ocurrió una cosa así fue el 11 de mayo de 1987 (se van a cumplir 26 años) cuando Genaro Collantes le ganó la postulación a gobernador a don Arnoldo Castillo por unos pocos votos, aproximadamente cien. Entonces se repartieron las cargas e inclusive la línea Celeste -tonalidad netamente castillista- se quedó con la mayoría de la Convención, lo que le permitió tomar más adelante el control general de la estructura partidaria. Tampoco los que perdieron en aquella oportunidad fueron a las elecciones generales por afuera. Todo lo contrario: bregaron por un triunfo que no pudo ser. A pesar de estos buenos antecedentes, tanto el senador Castillo como el exgobernador Brizuela del Moral prefieren -al menos hasta ahora- no arriesgar en las urnas y nombrar directamente a los candidatos de su preferencia. Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos pero, lo reiteramos, primero hay que “preparar” la Convención. En diciembre sesionó la última y todo fue muy tranquilo, armonioso, sin disidencias y con la certera esperanza de conseguir un triunfo. ¿Se mantienen ahora las mismas condiciones? Creemos que no, aunque no hay que adelantarse a los acontecimientos. Otro tema de preocupación es la reconformación de la alianza Frente Cívico. La cuestión formal, o sea la aprobación de esa alianza, también le corresponde a los convencionales de toda la provincia.

******
Hablando de las candidaturas radicales. Una de las grandes incógnitas es saber qué rol jugará el exgobernador Brizuela del Moral. ¿Se animará a ser diputado provincial o, finalmente, optará por la tranquilidad de una diputación nacional? Sobre el tema hay varias especulaciones, pero todas coinciden en que el jefe renovador requiere fueros y, en ese orden, poco interesa la jurisdicción. Algunos comentarios van más allá y aseguran que el hombre apostará por su hijo, Eduardo, quien está comprometido en una causa judicial realmente pesada. Fue quien autorizó la construcción de un barrio de viviendas, cuando era titular del IPV, en un terreno de la localidad de Aconquija que era privado. Dicen los que saben que, cuando menos, le corresponde la figura del incumplimiento de los deberes de funcionario público. La tercera alternativa para el clan Brizuela del Moral sería que padre e hijo se anoten en la misma elección donde se disputarán escaños nacionales y provinciales. ¿Lo podrá digerir la gran masa de afiliados radicales?

******
Dentro del oficialismo no hay bullas sobre internas, pero se sabe que más de uno pretendería la reelección. En la lista se inscriben varios que terminan el mandato en 2013: Hugo Argerich, Julio Cabur, Egle Altamirano, Marcelo Rivera, Silvia Moreta, Luis Raúl Chico, Roberto Perrota y la convaleciente Verónica Mercado. ¿Cómo se resolverán los distintos casos? Por ejemplo, Cabur llegó a la banca propuesto por el saadismo, hoy enfrentado con la conducción oficial; un caso parecido al de Rivera, confeso simpatizante del enemigo número uno del kirchnerismo: José Luis Barrionuevo. Verónica, Egle y Raúl Chico, es cierto, provienen del Frente para la Victoria, pero no sabemos si el sector podrá imponer tres reelecciones sin discusión de fondo. Y, por último, el trío Argerich-Moreta-Perrota está directamente relacionado con el vicegobernador Mera. Aquí se habla de que podría haber margen para una sola reelección, posiblemente la de Perrota, en tanto que Argerich y Moreta pasarían a ocupar cargos en el Poder Ejecutivo. Todo es posible en este complicado mosaico. ¿Y el peronismo, por su lado, no bregará por su propia porción de poder? ¿Aunque lo conduzca quien también es jefa del FPV, Lucía Corpacci, no podrá llegar a pedir una interna? Como puede apreciarse, son varios los enigmas y hay que comenzar a develarlos. Apenas faltan 220 días para las elecciones generales de octubre y 170 para las primarias abiertas simultáneas y obligatorias de agosto.

******
Luis Barrionuevo, como hace siempre, reparte el tiempo entre sus actividades sindicales y la política. En plena época de discusión de las paritarias y eventuales medidas de fuerza del movimiento obrero que comenzarían a ejecutarse en marzo, el catamarqueño jefe gastronómico estuvo anoche en Córdoba para participar de un asado con el gobernador José Manuel De la Sota. Ya no es ningún secreto que Luis será el referente sindical del popular “Gallego” cuando confirme su aspiración de ser presidente de la Nación. El hecho, debemos destacarlo, no debería extrañar a nadie. Barrionuevo mantiene con el cordobés, desde hace largos años, una aceitada relación y la va a fogonear ahora con un condimento político muy especial. Mientras tanto, Graciela Camaño, su mujer, sigue militando dentro del peronismo antikirchnerista donde no faltan los guiños de entendimiento hacia Daniel Scioli, el exitoso gobernador bonaerense. ¿Cómo repercutirán estos movimientos internos nacionales en el peronismo catamarqueño? Por ahora no pasa nada, pero en el futuro podrían tener alguna gravitación. Y no tan sólo en el peronismo, sino en el propio radicalismo.

******
RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Terminamos los “Apuntes….” de este jueves con el repaso de hechos que acaecieron hace 25 años atrás, a fines de la década del ‘80. El 5 de febrero de 1988 se reúne la comisión provincial de límites para tratar el conflicto con Santiago del Estero en sus aspectos cartográfico y de antecedentes históricos. La reunión fue presidida por el ministro de Gobierno, Gustavo Martínez Azar, oportunidad en que expusieron el ingeniero Galera y el licenciado Armando Raúl Bazán sobre el estado del conflicto. Como se sabe, se discutía exactamente la división geográfica en la zona del río Albigasta, donde ambas provincias se adjudican la posesión de tierras que nunca terminan de definirse si son catamarqueñas o santiagueñas. El antecedente de la ciudad de Frías se parece a otros: antes fue nuestra y ahora pertenece al Estado que gobierna Gerardo Zamora. También hay otras como Tapso o Lavalle que se asientan en el mismo límite, en el que conviven ciudadanos de una u otra provincia. En cuanto a los expositores, debemos recordar que Galera fue ministro de Educación de Brizuela del Moral y el licenciado Bazán nunca disimuló sus preferencias por el peronismo.

******
Se crea, también en febrero del ‘88, la “Cruzadita de la Solidaridad Eva Perón”. La reunión se hizo en el Salón Calchaquí, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad con la presencia de la diputada provincial Edith Pretti de Luque quien, a su vez, era presidenta de la rama femenina del Partido Justicialista. Recordemos que “Beba”, como se la conoce tradicionalmente, fue por largos años protagonista excluyente del peronismo hasta que llegó el Caso Morales, en el cual fue condenado sin prueba alguna -el Tribunal que conformaban Olmedo de Arzuaga, Edgardo Álvarez y Álvarez Morales justificó el fallo por la concurrencia de indicios- su hijo Guillermo Luque.
 

Comentarios

Otras Noticias