Fácilmente reversible

miércoles, 03 de abril de 2013 00:00
miércoles, 03 de abril de 2013 00:00

La magnífica afluencia turística del fin de semana largo -larguísimo- que pasó, dejó en claro que Catamarca es una alternativa más como destino turístico que fue elegida por miles de personas de distintos puntos del país. Y no fueron sólo las Termas de Fiambalá, un destino excluyente de la provincia desde hace años, sino que la afluencia turística se repartió en distintos lugares. Incluso la Capital, que durante años fue tomada como un lugar sólo de paso hacia el oeste, fue uno de los lugares donde los turistas quisieron quedarse.
Según la evaluación de la Secretaría de Turismo de la Provincia, el movimiento económico superó los 11 millones de pesos sólo durante los primeros días, lo cual es una cifra más que alentadora para continuar profundizando las políticas de difusión turística.
Pero la experiencia del fin de semana puso sobrerrelieve también muchas de las falencias sobre las que es necesario comenzar a trabajar para hacer más atractiva la provincia para los viajeros. La imponencia de los atractivos turísticos no rendirá los frutos esperados si no hay una infraestructura acorde con las necesidades de quienes nos visitan. Este fin de semana hubo quienes se quejaron -y con razón- de la escasa oferta gastronómica en la ciudad, donde muchos de los pocos restaurantes permanecieron cerrados, y algunos de los que abrieron se vieron desbordados por no estar preparados para la cantidad de gente.
Otra de las quejas recurrentes fue la falta de información sobre actividades turísticas en los mismos hoteles, donde el personal muchas veces pareciera ajeno a la actividad turística, y la falta de mantenimiento de algunos de los lugares turísticos, como el dique Las Pirquitas.
Afortunadamente, todas estas falencias son fácilmente reversibles, sólo hace falta previsión, inversión, ingenio y que el acento esté puesto en generar mecanismos para el desarrollo de una provincia que todavía tiene mucho terreno virgen que explotar en materia turística y una potencialidad que va mucho más allá del turismo religioso y que puede generar grandes recursos económicos.
 

Comentarios

Otras Noticias