Apuntes del secretario

domingo, 05 de mayo de 2013 00:00
domingo, 05 de mayo de 2013 00:00

“Para defender la Constitución; los derechos humanos de los trabajadores, jubilados y todos los argentinos; la independencia del Poder Judicial; la libertad; el desarrollo económico; la justicia social y el federalismo. Y para ponerle límite en el 2013 al autoritarismo creciente del gobierno nacional conformando una nueva mayoría parlamentaria que asuma la conducción de la Cámara de Diputados e inicie la democracia del diálogo”, dice el documento que firmaron con motivo de la celebración del 1 de mayo el gobernador cordobés José Manuel de la Sota, el líder sindical camionero Hugo Moyano, el economista Roberto Lavagna (excandidato presidencial de la UCR) y el diputado nacional Francisco de Narváez, quienes se unieron para conformar desde el interior del país -la capital cordobesa más precisamente- un frente peronista que le discuta posiciones al kirchnerismo. Seguramente esto no ocurrirá como en los viejos pleitos internos-el más recordado es de 1988, cuando Menem destronó a quien era presidente del PJ, Antonio Cafiero- sino en la elección general del 27 de octubre. Pero lo más importante para el conocimiento de los catamarqueños es que detrás de la movida, que tuvo amplia repercusión en los medios nacionales, estuvo el comprovinciano José Luis Barrionuevo que, como todos saben, juega a dos y hasta tres puntas. Busca fortalecer la candidatura presidencial del “Gallego” de la Sota y, paralelamente, brega por un escaño nacional en representación de Catamarca. Para ello ha poblado los cuatro puntos cardinales del Valle Central con una costosa cartelería, señal notoria que va a dar batalla al Frente para la Victoria local.
******
Lo que nadie entiende en el mundillo de la política es cómo Barrionuevo, siendo el organizador del acto, no formó parte de la foto que se estampó en todos los diarios del país. ¿Habrá sido un pedido especial del cuarteto De la Sota-Moyano-Lavagna-De Narváez? ¿Una exigencia del camionero? ¿Una orden emanada del Grupo Clarín? ¿O una decisión personal de Luis? Otra cuestión muy importante de este acto fue la declaración del mandatario cordobés que, en un pasaje de su discurso, dijo lo siguiente: “Estamos reunidos para dar el puntapié inicial de una Argentina federal y para que haya una nueva ley de coparticipación”. ¿Luis Barrionuevo, que pretende defender los intereses de Catamarca, estará de acuerdo con de la Sota sobre el tema coparticipación que, en cualquier reforma, puede perjudicar a la provincia? Pequeñas cositas que el líder sindical deberá explicar en campaña: o defiende a de la Sota, o defiende a Catamarca.
******
La actividad política de Barrionuevo, que ayer pisaba nuevamente suelo catamarqueño, es tan dinámica que, aparte de armar un brazo peronista contra el kirchnerismo, tiene relaciones con Mauricio Macri, a quien instó a aliarse con los radicales de Catamarca y de Oscar Castillo. ¿Acaso esta situación no le servirá para conseguir, aparte de lo que pueda cosechar dentro del peronismo, algunos votos radicales? Por lo pronto decimos que, en ese sector, algunos amigos tiene, además del “puente” que ha tendido a través del jefe de la Ciudad de Buenos Aires.
******
Aunque mucho no se publicite, la división de la UCR con vista a las próximas elecciones es un secreto a voces. Mientras el castillismo y el brizuelismo están dedicados fulltime a preparar la próxima Convención, la que determinará que no habrá elecciones internas y autorizará la conformación de la alianza Frente Cívico y Social, dirigentes opositores recorren caminos del interior a los efectos de ir midiendo posibilidades para el armado de una lista distinta a la que presente el oficialismo partidario. Los responsables de la movida confiaron a este Secretario que el descontento con la conducción es cada vez mayor y que el listado de heridos, después que se conozcan los candidatos que designen el senador y el exgobernador (nadie habla de mesas de consenso o eufemismos parecidos), puede sorprender a más de uno. De hecho, y de llevarse a la práctica los planes de los sectores en pugna, tendríamos, dentro del comicio general, la interna radical que es negada por las autoridades.
******
La inauguración de la sede del Peronismo Militante en Catamarca, concretada en la noche del viernes en calle Rivadavia al 200, permitió a Gustavo Aguirre -jefe de la región Noroeste de la ANSES- ratificar su condición de figura importante dentro del peronismo en general, más allá de trabajar en forma conjunta con el vicegobernador Mera. Lo acompañaron la gobernadora Corpacci y el intendente Jalil, entre otros invitados especiales, y un buen número de militantes y simpatizantes justicialistas. También estuvo presente Héctor Fernández, líder “militante” a nivel nacional. Durante su discurso, el joven Aguirre defendió las gestiones nacional y provincial, y en alguna medida prolongó el discurso de la gobernadora respecto a lo actuado hasta ahora en materia de obras y realizaciones. Fuera de las palabras de circunstancias, el grueso de los peronistas que asistieron al acto sumaron a Aguirre como otro posible candidato a la diputación nacional. En la cartelera, cabe destacarlo, ya están anotados varios ministros, colaboradores de la gobernadora, diputados que quieren la reelección (Yazbek, Veaute) y hasta el diputado Jorge Moreno, uno de los artífices, en coordinación con la Nación, del acuerdo de 2011.
******
El diputado Joao Andrada fue el más gráfico a la hora de hablar sobre la ausencia de los senadores radicales a la Asamblea Legislativa. Dijo, en la conferencia de prensa y lo repitió por varios medios radiales, que se trató de una incoherencia mayúscula y apuntó sus dardos contra Marita Colombo, una de las que justificó la ausencia de sus correligionarios. “Durante todo el año 2012, la diputada se pasó reclamando que hablemos de la gestión y no del pasado (varias crónicas pueden dar fe de ello) y, cuando la gobernadora va a reseñar su gestión, no la quieren escuchar. Quién los entiende”. Sea como sea, ha quedado cerrado un capítulo lamentable para la historia democrática de la provincia, el que se inscribe dentro de la campaña política que ya está en marcha y promete alternativas iguales o parecidas a la que se acaba de vivir en la Asamblea Legislativa.
******
RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Como todos los domingos, cerramos los “Apuntes” del Secretario con el repaso de sucesos políticos de hace 25 años que pueden tener relación con el presente. Vamos a los de hoy, directamente relacionados con la Unión Cívica Radical y su actual conducción.
El 2 de mayo de 1988 se reúne la Convención Provincial. Se trató en aquella oportunidad la reforma de la Carta Orgánica. La modificación más importante que se propuso y aprobó fue que la nominación de los miembros de la Junta Electoral partidaria estaría a cargo de la Convención, en lo que antes era tarea del Comité Provincial. Dicha Junta, dijo Tomás Aparicio, presidente de la Convención, se integraría por cinco miembros, tres por la mayoría y dos por la minoría representadas en el organismo partidario. También se pasó a la Convención la atribución del Comité Provincial de fijar la fecha de las elecciones internas. Todas estas reformas fueron impuestas por el castillismo y derivaron de la histórica interna del 11 de mayo de 1987 en la que Arnoldo Castillo, sorpresivamente, perdió la postulación a gobernador a manos de Genaro Collantes. Si bien es cierto que el castillismo, o lo que en la actualidad es la línea celeste, resignó la candidatura más deseada -la de don Arnoldo-, también es cierto que el sector ganó la mayoría de la Convención y, con ella, manejó los hilos del Partido. De hecho, en aquel mayo de 1988 le quitó al comité provincial -lo presidía Gabino Herrera, por entonces aliado de Collantes- la facultad de establecer la fecha de las internas. Fue el principio del fin: desde hace 26 años (se cumplirán el próximo sábado) el castillismo (conducido por el senador Oscar Castillo) se niega sistemáticamente a hacer participar a los afiliados en la elección de los candidatos oficiales del Partido lo que, de hecho, se contradice con la letra de la Carta Orgánica. En cuanto a la Junta Electoral se produjo el cambio en virtud que, al año siguiente, debía nominarse a quienes la integrarían en nombre de la fórmula Angeloz-Casella, que iba a enfrentar en la contienda presidencial a la de Menem-Duhalde.

Comentarios

Otras Noticias