Homenaje pendiente

lunes, 6 de mayo de 2013 00:00
lunes, 6 de mayo de 2013 00:00

Hoy cumpliría 94 años. Entre tantas distinciones de las que fue objeto, recibió el título de Jefa Espiritual de la Nación, Mujer del Bicentenario, Gran Cruz de Honor de la Cruz Roja Argentina, Reconocimiento de Primera Categoría de la CGT, la Gran Medalla a la Lealtad Peronista en Grado Extraordinario y el Collar de la Orden del Libertador General San Martín, la máxima distinción argentina. Además se han producido numerosas películas, musicales, obras teatrales, novelas y composiciones musicales sobre su persona.
Eva Duarte de Perón -lógicamente de ella hablamos- “rompió todos los precedentes históricos y definió una modalidad nunca vista hasta entonces en la Argentina y quizás tampoco en el mundo”, señalan historiadores y biógrafos. Durante su actuación al lado de Perón, fue el centro de un creciente poder y se convirtió en el alma del movimiento peronista, en su esencia y en su voz. Fue una luchadora de los derechos de los sin derechos.
Tan amada y tan odiada, su figura se proyectó sin límites en el espacio y en el tiempo, pese a que su actuación política destacada fue de tan sólo 8 años, entre 1944 -cuando conoce a Perón- y 1952 cuando fallece a los 33 años.
Si bien logró una igualdad en los derechos políticos entre varones y mujeres, consiguió conquistas en los derechos laborales de los trabajadores y posibilitó la inclusión de grandes sectores hasta entonces marginados de la educación y la salud (entre otras exclusiones a las que habían sido sometidos), han pasado más de 60 años desde su muerte y aún queda mucho camino por recorrer.
La violencia de género; las desigualdades en las oportunidades de acceso al trabajo, a la educación, a la salud; la desatención de quienes viven en los lugares más alejados de los centros urbanos, son algunas de las deudas sociales que siguen vigentes y que debemos saldar para rendir un real homenaje a su memoria.

Comentarios

Otras Noticias