Premisas

miércoles, 15 de enero de 2014 00:00
miércoles, 15 de enero de 2014 00:00

Está en marcha la primera discusión salarial entre el gobierno y el sector más importante de los trabajadores estatales: los docentes. Y aunque en buenos términos la reunión llevada a cabo el martes por la mañana en el ministerio de Educación terminó sin acercamientos, quedaron planteados ya los extremos desde donde se partirá la compulsa para arribar a un acuerdo.
La temprana y poco frecuente fecha elegida para la convocatoria al sector de los trabajadores marca desde el vamos la intención de llegar a cerrar la discusión paritaria en buenos términos para comenzar el año lectivo sin inconvenientes. Pero más allá del tiempo que les tome a los educadores y al Ejecutivo establecer cuáles serán los montos finales de los incrementos, arribar a un pacífico convenio dependerá, además, de la sensatez de ambas partes a la hora de flexibilizar sus posturas en pos de alcanzar mejoras económicas en el marco de la realidad económica de la provincia.
No es un buen comienzo de la discusión alentar reclamos basados en un análisis superficial de equiparar porcentuales acordados por otros sectores. Porque más allá de lo cuestionable de los métodos por los que se terminó otorgando un incremento salarial a las fuerzas de seguridad, no se puede eludir del análisis el atraso salarial que padecían, lo cual los ponía en distinta perspectiva para afrontar la discusión, además de las particularidades de la función.
El gobierno ya lanzó una oferta con un criterio equilibrado, destinando una mayor porción para los docentes que están al frente de las aulas, lo cual es un criterio no sólo de justicia para quienes afrontan la carga más pesada, sino que además es un incentivo para reducir los niveles de ausentismo tentando a los educadores a volver a ocupar sus puestos regularmente. Es de esperar que el acuerdo final no se aleje de estas premisas.

Comentarios

Otras Noticias