Calidad de vida

miércoles, 29 de enero de 2014 00:00
miércoles, 29 de enero de 2014 00:00

El Censo 2001 registró en la provincia de Catamarca 330.954 habitantes de los cuales el 38,4 por ciento contaba con desagües a la red cloacal. La población de la ciudad Capital tenía 139.594 habitantes y el 71,9 por ciento de la población contaba con este servicio, mientras que en Fray Mamerto Esquiú un 7,8 por ciento de la población tenía cloacas y Valle Viejo -el segundo departamento en cantidad de habitantes de la provincia- tenía 23.599 con un 0,0 por ciento de red cloacal.
Mientras que Belén en el 2001 tenía una cobertura del 71,4 por ciento de cloacas para una población de 12.126, llamativamente el departamento menos densamente poblado como es Antofagasta de la Sierra tenía el 48,6 por ciento sobre una población de 1.212, con desagües cloacales. Estos datos son de hace poco más de doce años.
Quienes peinan canas no recuerdan desde cuándo hay cloacas en el centro y varios barrios de la ciudad Capital. Y nadie se hace a la idea de esta ciudad sin ese servicio, a tal punto que cuando en algún sector las cañerías rebalsan causando graves inconvenientes, estallan en quejas porque los olores son nauseabundos y está en riesgo la salud de los perjudicados por esos desbordes de excrementos.
En este marco se inscribe el acontecimiento vivido ayer con la apertura de propuestas para la adjudicación de la obra de cloacas para los departamentos Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú. El sistema beneficiará inicialmente a alrededor de 37.000 usuarios de ambos departamentos y poseerá capacidad para satisfacer a futuro a más de 55.000, teniendo en cuenta el crecimiento poblacional que se estima se generará en la zona.
En lo que llamamos Las Chacras hay una marcada densidad poblacional y la falta de este servicio básico es notoria, más en los días de calor. Por esa razón esperamos que se cumplan en tiempo y forma todos los plazos de modo que esas poblaciones accedan a una mejor calidad de vida.

Comentarios

Otras Noticias