Apuntes del secretario

jueves, 13 de febrero de 2014 00:00
jueves, 13 de febrero de 2014 00:00

El pedido de investigación de la tragedia de El Rodeo por parte de los legisladores del Frente para la Victoria (llamó la atención que algunos de ellos, especialmente diputados, no lo firmaran), provocó fuerte impacto en la sociedad. Apenas apareció la información que se había presentado, poblada de documentación y pruebas que comprometen a funcionarios de la gestión radical, explotaron las redes sociales. Los oficialistas y defensores del gobierno destacaron el trabajo, muy completo y explicativo de cómo sucedieron los hechos a través del tiempo, y consideraron apropiado que la Justicia deslinde las responsabilidades con profusa investigación. Los adherentes de la administración radical, por su lado, estimaron que se trata de un ataque a la figura de Brizuela del Moral y, por ejemplo, asentaron en el facebook una foto de diputados y senadores peronistas, en la puerta del despacho de la fiscal Milagros Vega, cruzada por un cartel con la palabra “inescrupulosos”. Esto confirma que el tema se ha politizado y, como lo apuntó El Esquiú.com, se profundizará en el futuro porque no se trata de una situación que pueda ser soslayada o manejada discrecionalmente por la Justicia. Aquí hubo 11 muertos y daños incalculables de veraneantes que, con sus respectivos abogados, ya preparan acciones de reparación pecuniaria. ¿Cómo zafar o pretender tapar el tema? Si la Justicia pudo hacerlo en otras oportunidades, en esta -creemos- no tiene escapatoria.
******
A nosotros, como medio de comunicación, aparte de escuchar a todas las partes, como lo hacemos con los distintos temas, nos toca analizar desde la máxima objetividad posible. A partir de eso, una vez más, reiteramos que todas las situaciones posiblemente irregulares o que son motivo de denuncia deben ser investigadas. ¿Cómo no citar al exgobernador Brizuela del Moral, al intendente Casas Doering o a las autoridades de Vialidad Provincial si sus acciones pudieron terminar perjudicando a terceros, hasta el extremo de producir muertes por la construcción de un puente o la habilitación de un camping que había sido clausurado por inundaciones anteriores? Quizá ellos tienen sus argumentos y una buena defensa para justificar los hechos (en el caso de Brizuela ya reivindicó lo actuado), con lo cual terminarán absueltos de culpa y cargo por la Justicia. Bien puede ocurrir esto o que se les atribuyan responsabilidades. Lo que no se puede hacer es dejar de citarlos como, a partir de considerar que existe aprovechamiento político, piden algunos destemplados internautas. Una cosa no quita la otra. Como lo dijo este secretario días pasados, aquí no existen candideces, pero la tragedia y los muertos “no son flor del aire”.
*******
A propósito de la Justicia. Se ha llegado a un punto en que resulta necesario que se terminen las discrecionalidades. Los fiscales tienen que instruir y reflotar, aparte de no favorecer prescripciones, todas las causas que involucren a exfuncionarios y a funcionarios del actual gobierno. Igualmente, desde la Fiscalía de Estado se debe remitir toda la documentación existente y exigir que el Poder Judicial termine de realizar equilibrios políticos para tratar de quedar bien “con Dios y con el diablo”. El doctor Carlos Bertorello, como buen fiscal, debería estar todos los días en el centro de la escena, activando causas que sabemos pueden terminar en el arcón de los recuerdos. De él depende dar un rotundo mentís.
******
La tragedia de El Rodeo fue impresionante y reconstruir la villa que existía hasta el 23 de enero llevará tiempo. Otro tanto ocurre con el humilde pueblo de Siján, donde el río cambió hasta la topografía del lugar, destruyó la escuela y produjo daños irreparables en decenas de casas. Por ello resulta hasta sorprendente que algunos damnificados quieran soluciones “ya”, cuando eso es imposible, o que piensen que las autoridades deben dejar de gobernar la provincia para establecerse en forma permanente en la zona de desastre. Ya estuvieron semanas, evaluaron, hicieron gestiones y tomaron medidas. Ahora son los organismos los que tienen que actuar, independientemente de los controles de las tareas que se llevan a cabo. Uno de los casos, comprensible pero injustificado, lo protagonizó un comerciante de la villa veraniega que expresó por radio Valle Viejo que “los políticos ya se olvidaron de El Rodeo, mientras los pobladores no tenemos ni agua ni luz”. Un rápido relevamiento de este diario arrojó como resultado que el 95% de las casas disponen de los servicios básicos, por lo que el problema planteado en la mañana del martes podría responder a alguna situación particular y de mayor gravedad que no debería generalizarse. Aparte, todos saben que EC SAPEM, Aguas de Catamarca, la municipalidad de la Capital o el SAME dijeron presente desde el mismo momento de los hechos.
******
“Tanto Prieto como Cabur deberán explicar a los catamarqueños y a la Justicia por qué, en dos años, quebró la Obra Social de los Empleados Públicos. Hay una deuda imprecisa con proveedores y prestadores de la salud. Y hay que revisar los convenios”. Las palabras fueron pronunciadas en radio Ancasti por María Teresa Colombo, la experimentada legisladora radical -con el presente va a cumplir nada menos que seis mandatos-, y representan una verdadera exageración y corte en sesgo de la historia. Que se hayan descubierto irregularidades y una cantidad impresionante de órdenes truchas no significa, de ninguna manera, que el Frente Cívico haya entregado una obra social en perfectas condiciones. Nada que ver. Los actos de corrupción vienen precisamente de la época en que gobernaba el radicalismo (muchos los consideran la causa fundamental de la pérdida del poder) y tuvieron amplia difusión. En ese orden, la legisladora debería recordar las millonarias sumas que se empleaban en la compra de medicamentos oncológicos que no se necesitaban, droguerías que eran más truchas que los medicamentos, denuncias de entidades médicas de reconocido prestigio nacional, enriquecimiento de funcionarios de niveles intermedios, médicos que “trampearon” permanentemente a OSEP o la propia actuación del último administrador, Arturo Aguirre, quien no pudo jurar como diputado por causas judiciales. En lo que sí tiene razón la diputada es en que tanto Prieto como Cabur deben dar todas las explicaciones en la Justicia y a la ciudadanía. Para ellos, cabe destacarlo, vale lo mismo que dijimos en el primer bloque de Brizuela del Moral o Casas Doering.
******
Una buena contribución que podría hacer la doctora Colombo y los legisladores en general, sean del partido que sean, es convertirse en celosos custodios de los cobros de un plus por parte de los médicos. Por si no lo saben, les informamos que en los principales sanatorios del medio hay profesionales que, sin ponerse colorados, exigen la orden de OSEP y un adicional de $50. Por supuesto, ya se produjeron airadas protestas de la gente por un cobro que, además de ilegal, se contradice con la misión sagrada que tienen los galenos. Ellos deben atender “si o si” y dejar que los problemas económicos sean resueltos por las instituciones que los representan, las que a su vez tienen que hacer un “mea culpa” por censurables conductas de algunas afiliados que no trepidan de “mejicanear” con cargo dinerario para el Estado. La obra social, si le preocupa a Colombo y sus pares de la Legislatura, tiene que ser cuidada a fondo, sino van a resultar perjudicados los más humildes y vulnerables de la sociedad. Ellos y los ricos no tendrán problemas.
******
RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Como cada jueves, completamos los Apuntes con el repaso de hechos del pasado.
“La vida es magnífica. Soy un enamorado de la juventud y también de la vejez. La vida es una aventura maravillosa que nadie debe dejar pasar porque sí, sin meterse en su cuero”. Las expresiones pertenecen al profesor Federico Emiliano Pais y fueron hechas, durante un reportaje, en el año 1989. En aquel momento tenía inmovilizada su mano derecha por un accidente doméstico que había sufrido unos días antes. “Mire...justamente la mano derecha, la mano de la lapicera...pero, poco a poco, escribo de nuevo, porque soy un atleta de las letras ...”. Nunca una mejor definición, mezcla de sinceridad e ironía, de un verdadero maestro de la pluma. Pais fue, efectivamente, un gran escritor -de los mejores del medio- y un docente distinguido pero, además, el gran ejecutor de muchos planes que dieron origen a la Universidad Nacional de Catamarca. En ese sentido, existe un reconocimiento unánime hacia su persona.

Comentarios

Otras Noticias