Columna política

jueves, 13 de febrero de 2014 00:00
jueves, 13 de febrero de 2014 00:00

La actual conducción de la Obra Social de los Empleados Públicos decidió avanzar a fondo contra los cobros extra, que son moneda corriente entre muchos profesionales catamarqueños. El director Julio Cabur -médico al fin- conoce de sobra estas prácticas que realizan sus colegas y que no son otra cosa que una avivada en perjuicio de los pacientes que los consultan. El pedido de un plus que ronda entre los 30 y 150 pesos, además de la orden de rigor, se justifica por estos días en la demora que OSEP tiene para pagar a los prestadores, pero es claramente ilegal. El propio Cabur pidió a los afiliados que denuncien a los médicos que les piden plata, a fin de aplicarles castigos que llegarían a su exclusión como prestadores en los casos más graves.

******

El funcionario reconoció, no obstante, que se deberán ajustar también los mecanismos de las sanciones. Es que en otros momentos, cuando se trató de implementar “correctivos”, se detectó que los galenos que eran suspendidos por el cobro de plus seguían recibiendo órdenes y se las pasaban a otros que las presentaban como propias ante la obra social. Es decir, no perdían sus ingresos y a nadie parecía sorprender que el “amigo” facturara por dos. Por cierto que en otras épocas, esa irregularidad se “dejaba pasar”, pero en el contexto de crisis financiera actual, Cabur pretende ajustar todos los lugares por donde se produce sangría de recursos.

******

La angurria de algunos profesionales que no tienen problema en exprimir todo lo que puedan a la obra social de la provincia quedó también demostrada en su participación en el circuito de órdenes truchas que se investiga en el Poder Judicial. En este caso, y según la información que trascendió, hay nombres bien conocidos, que avalaron con su rúbrica las boletas apócrifas detectadas tanto por las autoridades de OSEP como por el Círculo Médico.

Comentarios

Otras Noticias