Apuntes del secretario

miércoles, 19 de febrero de 2014 00:00
miércoles, 19 de febrero de 2014 00:00

Aunque el presidente de la cámara de Diputados, Jorge Moreno, se haya puesto de acuerdo en algunos temas con el exgobernador Brizuela del Moral, queda claro que no fueron más que enunciados o anhelos de difícil cumplimiento. La implementación de las PASO a nivel provincial, si es que los radicales hacen una yunta con renovadores y barrionuevistas, puede pasar tranquilamente la Cámara baja pero, siempre, su aprobación dependerá del Senado, donde la mayoría kirchnerista puede trabarla.Sobre este tema, dentro del oficialismo, hay voces a favor y en contra. Las primeras porque respaldan la democratización de la política, algo lógico y que debe fomentarse porque, de lo contrario, como ocurre con el partido radical, no hay renovación dirigencial. Los que están en contra opinan que aprobar las primarias es entregarle “el plato servido” a Oscar Castillo, que únicamente acepta internas de cargos partidarios si todos los partidos compiten al mismo tiempo y los gastos corren por cuenta del Estado. De la Carta Orgánica de la UCR, que contempla la elección de sus representantes por el voto de los afiliados, no quiere saber nada.

******

Del voto joven, que también se habría hablado en la cumbre del día lunes, mejor no agregar nada. En las elecciones provinciales y nacionales del 27 de octubre ya votaron -opcionalmente- los chicos comprendidos entre los 16 y los 18 años. Es decir, ya está establecido el antecedente y no hace falta agregar nada. En cuanto a la reforma de la Constitución, la cosa es mucho más grave. Si en 1988, cuando Raúl Alfonsín y Vicente Saadi acordaron modificar su texto, hubo un escándalo que, con el agregado del Caso Morales, terminó en la Intervención Federal a la provincia, dudamos que esto pueda arreglarse entre dos personas -Moreno y Brizuela- que ni siquiera presiden los partidos tradicionales del medio. Se trata de una operación que requiere grandes consensos, los que no abundan en los últimos tiempos, aunque la verdad es que mantener el artículo de la reelección indefinida para el gobernador es un verdadero desquicio que, algún día, tendrá que modificarse. A propósito de la reelección indefinida, el único que la utilizó desde la restauración de la democracia fue Brizuela del Moral: fue candidato en 2003, 2007 y 2011. Antes, como intendente capitalino, había sido el postulante de 1991, 1995 y 1999. No le fue mal al hombre y, por allí, busca una más para ser récord de récords.

******

Más allá de los pretextos para hacer una foto que significa mucho, el cónclave de Jorge Moreno con los radicales tiene definitivamente connotaciones políticas. Un sector del peronismo parece dispuesto a acordar el futuro junto al Frente Cívico, lo cual es tan legítimo como posible. Lo que hay que saber es cómo será ese acuerdo y cómo caerá en los territorios del peronismo y el radicalismo, más sabiendo que figuras como Raúl Jalil, José Luis Barrionuevo y, primordialmente, Oscar Castillo no son ajenos a las maniobras que están señalando el camino hacia 2015.

******

En el peronismo más cercano a Sarmiento y República también ya están trabajando de cara a 2015, y en las últimas semanas hubo llamados, reuniones y charlas de café que van delineando la estrategia, aunque hasta ahora serían sólo “principios” de acuerdo en los que en la letra grande hay consensos. Concretamente, distintos sectores peronistas vienen realizando conversaciones informales para prosperar en la idea de ir unidos en las elecciones provinciales de 2015. Sí, provinciales, despegadas de las nacionales y en el mes de marzo. El Frente Cívico implementó el desdoblamiento de las elecciones provinciales, respecto de las nacionales, y le fue bien -salvo el 11 de marzo de 2013-. Por ello, el peronismo quiere hacer propia esa estrategia, dadas las convergencias y divergencias que se plantean entre sus distintos sectores. Por una parte, coinciden en la necesidad de mantener el gobierno provincial y, por otra, en reconocer los alineamientos que cada fracción tiene respecto a los referentes nacionales. En estas conversaciones intervendrían los oficialistas que siguen incondicionalmente a Lucía Corpacci, otras líneas integrantes del Frente para la Victoria que abrieron cauces respecto de esa conducción, intendentes que están revisando sus alineamientos y hasta el barrionuevismo que ya estaría acordando para ese sector el manejo del ministerio de Salud. Todos entienden que pueden enfrentarse duramente por los más variados temas, pero que a la hora de poner en juego el poder provincial, deberán hacer una tregua. Luego de las elecciones de marzo, ya podrán desenvainar las espadas con miras a los comicios nacionales.

*****

Respecto de la conducción del ministerio de Salud, hay que señalar que pese al descontento generalizado con la gestión de Noemí Villagra, ha logrado esquivar los embates y pedidos de renuncia que blandieron desde cerca y lejos. Una versión indica que no concluirá la gestión al lado de Lucía Corpacci, pero probablemente su alejamiento del cargo coincida con su retiro a la actividad pasiva, ya que le resta poco tiempo para que esté en condiciones de edad y tiempo de aportes para acogerse a la jubilación. El descontento con Villagra, entre otras razones, viene de la mano del desgastante conflicto con el sector de los trabajadores de la Salud, un problema que viene erosionando el humor de la población con el Gobierno desde hace muchos años. Muchos más incluso que los que lleva esta gestión, ya que los reclamos por salarios, pagos de guardias y otras biyuyas son una constante desde hace bastante más de dos décadas. Por ello, en caso de que se defina la salida de Villagra, cualquiera sea la razón, podría haber un gesto político hacia el barrionuevismo y colocar allí un alfil del gastronómico para continuar la gestión de Salud.

*****
Decíamos ayer que el gobierno no puede ser un testigo pasivo en el conflicto entre el Círculo Médico y la OSEP que tiene como rehenes a decenas de miles de afiliados que ven resentido el acceso al servicio de salud desde el momento en que los médicos decidieron implementar el pago de un plus absolutamente ilegal y repudiable por la forma extorsiva en la que lo aplican. Ayer, la ministra de Salud recogió el guante y salió, en la misma línea que lo hiciera el Círculo Médico el último lunes, a justificar que los médicos le metan la mano en el bolsillo a los pacientes. La ministra argumentó que a partir de que una parte -OSEP- incumplió el convenio al atrasar el pago, no puede ahora aplicar sanciones contra los médicos que violentaron el acuerdo al exigir un canon con absoluta irregularidad y en negro -con lo que además incurren en el delito de evasión-. Es hora de que medie algo de cordura en este conflicto que está naufragando hacia una anárquica situación en la que las víctimas son los ciudadanos más vulnerables, aquellos que no tienen dinero para pagar su consulta. A ellos, la ministra les pidió “solidaridad” con los galenos.

******

RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Final de los “Apuntes” de este jueves con el repaso de hechos sucedidos hace un cuarto de siglo y que, todavía, pueden relacionarse con el presente.
El 20 de febrero de 1989 se desarrolló en Mar del Plata el Congreso Nacional del Partido Justicialista, en el que se aprobó la plataforma electoral con miras a las elecciones que debían realizarse el 14 de mayo y que permitieron la presidencia de Carlos Menem. La delegación catamarqueña estuvo encabezada por el titular del partido, Ramón Saadi, y la integraron, además, Jorge Díaz Martínez, David de la Barrera, Edgardo Macedo, Carlos Nieva, Isauro Molina, Alberto Tressa, Armando Seco, Luis Alberto Saadi, Hugo Corpacci, José Elías Herrera, Samuel Nóblega, María Cecilia Guerrero, Oscar Eduardo Romero y Federico Fedelli. De este grupo, políticamente selecto para la época, únicamente tienen actuación pública en el presente David de la Barrera (interventor de SOMICA), Edgardo Macedo (secretario general de la gobernación), Hugo Corpacci (senador de Capayán) y Cecilia Guerrero (diputada provincial).

Comentarios

Otras Noticias