Apuntes del secretario

domingo, 9 de febrero de 2014 00:00
domingo, 9 de febrero de 2014 00:00

Pasó “El Fuerte”, el tradicional festival de los andalgalenses. Esta vez no hubo las multitudes que prometió el intendente Páez -alrededor de 5.000 personas por cada una de las tres noches- y que, supuestamente, aseguraban el éxito económico de la realización. Varios factores confluyeron para que ello no ocurriera: el arranque coincidió con los aludes que abatieron Siján y El Rodeo, pero además el diluvio llegó a la “Perla del Oeste” y “aguó” parte de la fiesta. Por cuerda aparte, una cuestión política terminó quitándole brillo a la convocatoria y, aquí sí, hubo responsabilidades concretas del controvertido Lord Mayor que, sin que podamos comprender, reactivó las pujas entre mineros y antimineros que se libran en el Oeste catamarqueño. Ocurrió que los artistas que podían cargar contra los proyectos que existen, o se pueden poner en marcha en el futuro, fueron colocados en los horarios centrales. Los que están al margen de la disputa, o a favor de la minería, por más valores artísticos que tuvieran, fueron desplazados hacia las 5 ó 6 de la mañana, por lo que no extrañó que mucha gente se fuera del recinto festivalero con el ceño fruncido. Lo más gracioso del tema es que los artistas antimineros cobran, y muy bien, con los fondos de regalías. ¡Muchachos, por favor, un “poquitín” de coherencia!
******
Como siempre decimos, Andalgalá respira política durante todo el año. Hasta en un festival folclórico, como comentamos en el bloque superior, salen a relucir coincidencias o diferencias. A propósito de esto, desde ya se palpita lo que será la elección 2015 por la conducción municipal. Alejandro Páez, con su despliegue de dinero y obras que se llevan a cabo con los fondos de regalías mineras, es el gran candidato a la reelección, pero tendría en marzo u octubre de 2015 -la definición de la fecha está en manos de la gobernadora, Lucía Corpacci- varios contrincantes. Uno de ellos sería el doctor Ciro Aguirre, quien lanzó su candidatura a escasos días de las elecciones de renovación legislativa de octubre pasado. Quien le siguió fue Aída Orellana de Diamante, la dirigente que viene de ser candidata a concejal por la Tercera Posición de José Luis Barrionuevo. Como puede apreciarse, solamente en el arranque de 2014 ya existen tres candidatos, y todavía falta saber qué harán el Frente para la Victoria y el Frente Cívico. El primero tiene variados postulantes y le interesa sobremanera imponerse en un territorio que hasta ahora, aunque en menor medida que el Frente Cívico, le ha sido hostil. Los radicales se enfrentan a otro dilema: como el pueblo no quiere saber nada ni con Brizuela del Moral ni con Castillo, le ceden (o le venden) la candidatura a Páez, aunque hay dudas si las bases seguirán aguantado este turbio negociado político.
******
El Facebook se llenó de emociones. La muerte del exconcejal Humberto Pinto, a diferencia de temáticas que exacerban controversias, produjo coincidencias unánimes en cuanto a su calidad de persona, trayectoria y forma de ver la vida. Los mensajes de sus amigos y especialmente de los militantes de la política -de los distintos bandos- destacaron su compromiso con los pobres y el respeto por los adversarios. Fue la continuidad de las escenas que se vivieron durante el velatorio y la inhumación de sus restos. Hubo llantos de sinceridad, en ambas instancias, para quien fue apenas un concejal, pero sobre todas las cosas un militante de hierro que supo trabajar con las bases y ganarse el respeto de la gente común. Tal vez no descolló intelectualmente, ni ocupó grandes espacios institucionales, pero dejó una impronta de dirigente que no abunda en estos tiempos y que, posiblemente, heredó de su padre, otro luchador de la política y el gremialismo en los duros momentos de la proscripción del peronismo.
******
En relación a la trayectoria política de Pinto, digamos que fue elegido concejal de la Capital en dos oportunidades. En ambas representando al peronismo. La primera vez ocurrió el 3 de octubre de 1993. Por el Frente Cívico, el ganador, ingresaron Ernesto Edgardo Acuña “Barón” Acuña, Gustavo Adolfo Sosa y Martha Torres de Mansilla. Por el PJ lo hicieron Juan Carlos Farías Taire y Humberto Nicolás. En el período 1993-1995, el CD se integraba de esta forma: FRENTE CÍVICO: Arnaldo del Pino, Daniel Eduardo Barrionuevo, Sara Barros, Ernesto Edgardo “Barón” Acuña, Gustavo Adolfo Sosa y Martha Torres de Mansilla. PJ: Ramón Domingo Formoso, Jorge Bonaterra, Juan Carlos Farías Taire y Pinto. FENCA (Frente de la Esperanza): Ramón Rosa “El Mocho” Luna. En el 95, por aplicación de la flamante Carta Orgánica, cayeron todos los mandatos. El 14 de mayo de 1995, el Frente Cívico volvió a triunfar, pero Pinto ingresó por la minoría peronista. Resultaron concejales en aquella oportunidad estas personas: FRENTE CÍVICO: Elder Rivero, Marta Torres de Mansilla, Nicolás Blas Rosales, Cristian Vincenti, Sara Ludueña de Cadó, Luis Rodríguez, Arnaldo del Pino, Jorge Rodríguez, Sara Barros, Jorge Misto y Martha Cabrera. PJ: Hilda Angélica García, Humberto Pinto y José Antonio Fontana.
******
Pasan los días y se mantienen las controversias en torno a la caída de los puentes rodeínos por el avance, en la noche del 23 de enero, de las aguas embravecidas del río Ambato. Con alguna picardía política, desde los territorios radicales se dice que “el puente del mástil”, que fue el que produjo los daños más graves, en realidad no cayó. Fue así, efectivamente. Lo que cedió fue su terraplén y fue el motivo por el cual el río atacó las propiedades de Prevedello, Castiglione, Villafañez y las que seguían en línea transversal a ese brazo disperso de la corriente. Los que fueron derribados fueron el puente que se ubica en cercanías del desaparecido camping o el que se encuentra en la confluencia de los ríos Ambato y Los Nogales, en el camino a la localidad de La Puerta. Pero lo mejor será dejar de lado las especulaciones y esperar que la Justicia haga su trabajo y deslinde responsabilidades. Todos los catamarqueños, por tratarse de una tragedia sin parangón, estarán atentos a esa situación.
******
“El puente del mástil”, cuyo terraplén no aguantó el alud de agua, lodo y piedras, fue construido por el empresario Guido Moguetta e inaugurado en 2010 por el exgobernador y actual diputado nacional, Eduardo Brizuela del Moral. Ironías de la vida. Esa construcción, por el lado del terraplén roto, fue la causante que el río destruyera la casa (a Dios gracias, al momento del siniestro, estaba vacía) del cuñado de Moguetta, esto es, Ricardo Prevedello. También hay que apuntar otro detalle de este puente: resulta muy difícil transitarlo en vehículo sin precauciones de un extremo y del otro. Es que su inclinación no permite la visión y, por consiguiente, dos coches podrían chocar en la cima del puente si no respetan la mano.
******
RECUERDOS HACIA EL PRESENTE. Como cada domingo de “Apuntes”, el cierre corresponde a los hechos del pasado cercano que pueden tener alguna relación con la actualidad.
El presidente de los Estados Unidos, George Bush, expresó el 10 de febrero de 1989 “admiración y apoyo” al mandatario argentino, Raúl Alfonsín, frente a las “amenazas extremistas y los graves problemas económicos” y le ofreció “desarrollar una mayor cooperación en materia de seguridad en defensa de las instituciones democráticas”. El presidente estadounidense se dirigió a su par argentino mediante una nota que entregara el vicepresidente, Dan Quayle, al canciller Dante Caputo. Se trata, apenas, de un instante de la política. La misiva tuvo que ver con el intento de copamiento por parte de fuerzas extremistas, lideradas por Gorriarán Merlo, al regimiento de La Tablada, donde se produjeron numerosas muertes. Fue una de las últimas sublevaciones en tiempos de democracia. Con el paso de los años, Bush apoyó de manera incondicional a Carlos Menem, quien desplazó de la presidencia de la Nación a Raúl Alfonsín. En tiempos más recientes, el líder republicano y “señor de la guerra” se enfrentó frontalmente con el kirchnerismo por diferencias de visión económica.

Comentarios

Otras Noticias