A emprender

miércoles, 12 de marzo de 2014 00:00
miércoles, 12 de marzo de 2014 00:00

Hace pocos días, y a propósito del renovado compromiso que el gobierno asumió para apoyar al sector industrial catamarqueño, esta editorial remarcaba la importancia de no olvidar los pequeños emprendimientos productivos que, fundamentalmente en el interior provincial, han facilitado el sustento familiar durante generaciones. Se mencionaba, también, que esta política debía ser acompañada por la recuperación de oficios tradicionales que fueron abandonados a medida que el empleo público en los municipios pasó a ser el único norte laboral.
Por eso debe destacarse el anuncio que se hizo ayer sobre la reactivación de los subsidios destinados a fortalecer las micro-empresas, de tipo individual y asociativo, que amplíen las fuentes laborales por fuera de la órbita estatal. El ministro de Desarrollo Social, Daniel Barros, mencionó que en la mayoría de las ocasiones los deseos de llevar adelante este tipo de proyectos chocan contra la imposibilidad de hacer inversiones, por modestas que sean, y que es fundamental el auxilio oficial. “La voluntad de progresar y emprender muchas veces se ve frustrada por la falta de recursos para iniciar o sostener los proyectos. Ahí es donde el Estado tiene la obligación de acompañarlos”, mencionó el funcionario.
Con una Administración al límite de sus posibilidades de hacer nuevos nombramientos, la gestión provincial marcó para este año, como una de sus prioridades, el combate del desempleo a través del estímulo de emprendimientos autogestionados. Claro que para que tengan posibilidades de éxito, debe asegurarse no solamente el apoyo financiero, sino también la asesoría técnica para superar escollos frecuentes.
Como un imperativo, el Estado, con todos los recursos de los cuales dispone, debe estimular las iniciativas de la economía social, y propender a un nuevo escenario laboral, económico -y, por qué no, mental- de la provincia.

Comentarios

Otras Noticias