Columna política

jueves, 13 de marzo de 2014 00:00
jueves, 13 de marzo de 2014 00:00

Hace poco más de un mes, durante una asamblea del Círculo Médico, la presidenta de la entidad Patricia Rojas lanzó una pregunta a sus colegas: “¿Quién de acá cobra plus?”. Ninguno, de entre el centenar de profesionales presentes, levantó la mano. Eran tiempos en los que Rojas sostenía, en salidas mediáticas casi diarias, que la percepción de un extra a los afiliados de OSEP iba en contra del convenio que vincula a ambas instituciones. Y, aunque algunos médicos planteaban como legítimo el cobro por las demoras en los pagos de la obra social, nadie lo reconocía abiertamente, como si fuera una práctica vergonzante (que igual hacían). La postura, sin embargo, parece haber sido revisada. La propia presidenta justificó que se pueda llegar a “institucionalizar” el plus. “Si la obra social no tiene para pagar y sigue autorizando prestaciones y seguimos dando como corresponde, ¿qué vamos a hacer sin el cobro de los honorarios?”, señaló.

******

Si el Círculo Médico y, especialmente su titular, convalidan el plus se estará en presencia de una acción rayana en el delito. No solamente porque vulnera el acuerdo de prestación con la obra social provincial, sino también porque los pagos que efectúan los pacientes son en negro, sin que exista factura alguna. Los profesionales quedarían, por lo tanto, a tiro de una investigación de la AFIP por evasión. Para aumentar la gravedad del asunto, la entidad en ningún momento dice que no se recibirá la orden de consulta, que seguramente tratará de cobrar más adelante.

******

La conducta corporativa de los médicos es cada vez más repudiable y echa por tierra el prestigio que muchos de ellos supieron conseguir. La decisión de avalar un cobro irregular desde la propia asociación que los nuclea no hace sino aumentar el descrédito social en el que parece haber ingresado el sector por causas como las boletas y los recetarios truchos.

Comentarios

Otras Noticias