El Secretario

lunes, 17 de marzo de 2014 00:00
lunes, 17 de marzo de 2014 00:00

A más de dos años de iniciada la gestión Corpacci, el gobierno aún debe lidiar con un numeroso grupo de becados en diferentes organismos de la Administración Pública que ingresaron durante la era radical. La mayoría de ellos tiene al menos un lustro desempeñando tareas, por un monto que no supera los 1500 pesos, en negro, sin obra social ni jubilación. Son los últimos “sobrevivientes” de un sistema perverso que implementó el Frente Cívico para incorporar empleados, los cuales eran mantenidos en situación irregular a la espera de un contrato, que siempre llegaba -o no- en tiempos electorales.

****

La práctica llegó a tal punto que, en algunas dependencias, el 30% del recurso humano era precarizado, lo que le permitía al Estado ahorrarse miles y miles de pesos en sueldos y aportes patronales. Algo que jamás se podría hacer en el sector privado era tolerado por las propias autoridades laborales. Desde que Lucía tomó las riendas de la Provincia, el tema se fue regularizando paulatinamente con la contratación de cientos de agentes, especialmente en la cartera de Salud, pero se estima que aún hay unos 300 becados que esperan firmar su contrato este año. De hecho, ya comenzaron los reclamos en algunas dependencias y seguramente iniciarán las clásicas protestas callejeras.

****

A pesar de que Lucía expresó su voluntad de eliminar completamente el empleo precario y que todos pasen a estar “en blanco”, la regularización se complicó por gastos no previstos cuando se elaboró el Presupuesto 2014, como el salariazo que los policías consiguieron a fuerza de extorsión. Los precarizados deben competir también con los asesores que están siendo dados de baja por el ajuste de la planta política, y que en algunos casos recibirán un contrato para que no pierdan completamente el ingreso.

Comentarios

Otras Noticias